Una repentina crecida en el río El Tala sorprendió a los visitantes y provocó la muerte de la joven de 27 años identificada como María Margarita Canata, y la desaparición de otra muchacha que aún es buscada. El cuerpo de la víctima fatal, oriunda de la capital provincial, fue hallado a la altura del kilómetro 4, en cercanías del Camping Municipal.

El deceso fue confirmado en la noche del lunes por el ministro de Seguridad Gustavo Aguirre. De acuerdo al primer informe policial, la muerte se produjo por asfixia por sumersión, aunque ello será confirmado por autopsia.

Respecto a la posibilidad de otro deceso, Aguirre dijo que se trabaja en una intensa búsqueda a raíz de versiones de testigos que indicaron haber visto que el río se llevaba a otra persona.

Respecto de las alarmas instaladas en el río, señaló que se encontraban funcionando, situación que esta debidamente documentada. La búsqueda se lleva a cabo no sólo con personal de distintos organismos y comisarías afectadas, sino también con drones y perros adiestrados para la búsqueda de personas.

El ministro además precisó que se produjo el rescate de dos jóvenes que quedaron varados del otro lado del río, a la altura del Calvario.