"Somos la vergüenza provincial y nacional", dijo Jesús Reales, secretario del Sindicato de Obreros y Empleados Municipales de Andalgalá.


Un conflicto salarial mantiene en vilo y en pie de protesta a los trabajadores de la Municipalidad de Andalgalá, que estuvieron presentes en la puerta del municipio, dónde uno de los manifestantes se terminó encadenando para pedir que los atienda el intendente Alejandro Páez.

Jesús Reales, secretario del Sindicato de Obreros y Empleados Municipales de Andalgalá (Soema) se refirió a este conflicto. “Mire hasta el extremo que tuvimos que llegar para moverle algo a estos insensibles, ya sea el Ejecutivo municipal y Legislativo. Hasta ese punto tuvimos que llegar, un compañero se tuvo que encadenar para que seamos escuchados en el reclamo que estamos haciendo”, afirmó.

La reunión entre Páez y el gremio que estaba prevista para el viernes pasado, pero no sucedió. “Hablé con el secretario que tiene ahí y me dijo que viajó y no dejó nada dicho. El tipo (por Páez) es como que no le interesa nada de lo que realmente está sufriendo el empleado municipal”, continuó.

Para finalizar, hizo hincapié en la mala situación que están los trabajadores municipales. “La mayoría de los empleados municipales están con préstamos de usureros para poder pagar la luz, para poder comprar una garrafa. Esto ya no da para más. Todos los otros municipios ya han llegado a un acuerdo y acá en Andalgalá parece que fuese otro país. Somos la vergüenza provincial y nacional”, cerró en diálogo con El Esquiú.






Comentarios