Este lamentable hecho ocurrió el seis de enero de 2017, en la ciudad de Belén. El hombre ya tenía antecedentes.


El enfermero Roque Ariel Pachado sufrió un duiro revés judicial, ya que fue condenado en un fallo unánime a 10 años de prisión, debido a que se lo encontró culpable de sedar a una mujer embarazada dentro de una ambulancia y luego abusar de ella. 

Este aberrante hecho tuvo lugar en la ciudad de Belén, dónde una mujer de manera consciente subió a dicho vehículo, que debía trasladarla hasta el Hospital Zonal ya que estaba a punto de dar a luz, pero en el trayecto iba a vivir un infierno, porque el enfermero le aplicó esta sustancia no recetada y tras eso la besó, tocó sus senos e introdujo el pene en la boca de la mujer.

Luego de todo esto, la mujer quedó con ansiedad, estrés postraumático, angustia, culpa y vergüenza, según consta en un informe médico que se dio después del 6 de enero de 2017, fecha en la que se produjo el abuso.

El tribunal de la Cámara Penal, en fallo unánime dictó sentencia para el imputado por los delitos de “abuso sexual con acceso carnal calificado”. Se espera que el abogado defensor apele el fallo. También se supo que Pachado ya tenía antecedente y era investigado por un caso con una niña de 12 años, informó TN




Comentarios