Para el edil del Frente Cívico y Social-Cambiemos, Lucía Corpacci fue consecuente con lo que venía haciendo, respecto a no adelantar los comicios.


Las repercusiones por la decisión de la gobernadora de la provincia, Lucía Corpacci, de no adelantar las elecciones a marzo y hacerlas en conjunto con las nacionales en octubre, se siguen reproduciendo y en esta oportunidad, el que dio su punto de vista fue el concejal Simón Hernández, que pertenece al bloque Frente Cívico y Social-Cambiemos.

“Se trata de un final previsible y razonable más allá de la incertidumbre de estos últimos meses y tras la suspensión de las PASO. Ha sido coherente con lo que vino haciendo durante sus dos períodos en cada elección”, sostuvo en referencia a la gobernadora.

“Jamás cuestioné si el poder ejecutivo provincial de turno especulaba o no con la convocatoria porque está dentro de las posibilidades contempladas por la Constitución, nosotros cuando fuimos gobierno lo hicimos y no tenemos que olvidarnos del pasado”, añadió.

El edil comentó que no cree que la población haya estado expectante por la fecha de los comicios. “El vecino está pensando si comienzan las clases, si se pueden fijar nuevas pautas salariales o si hay obras que no están concluidas. Creo que los políticos a veces nos enfrascamos en las cuestiones electorales que no forman parte de las preocupaciones de la gente”, dijo con tono autocrítico.

Para finalizar, manifestó que continúan trabajando para tener unas buenas elecciones. “Nosotros tenemos una modalidad de trabajo que implica mucha cercanía con el vecino y lo venimos haciendo desde hace más de doce años para no perder noción de la realidad. No esperamos una convocatoria a elecciones para salir a visitar a la gente que tiene problemas que nosotros debemos resolver o gestionar para que se resuelvan”, afirmó en declaraciones a El Esquiú.






Comentarios