La agenciera desmintió que se haya tratado de un error de ella y dijo que es imposible hacer mal la jugada.


El caso del joven apostador que perdió de ganarse un pozo millonario por un error de la dueña de la quiniela, que en vez a anotarle los números en el Quini 6 lo hizo en el Loto, y quiso prenderse fuego, sigue generando interés y la mujer dueña de la agencia fue la que dio su versión de los hechos.

“Llegó con un casco y un bidón de querosene y no entendía que es lo que quería, porque llegó y dijo: ‘Me voy a prender fuego’. Cuando le pedí el cupón, no me lo quería dar, lo revoleaba, y yo le decía que no lo podía ayudar si es que no me daba el cupón. Me fui, llamé a la Policía, llegaron ahí nomás y lo trataron de ayudar. El policía le pidió el cupón, él se lo dio y cuando me fijo, el cupón era de la agencia, era del Quini 6, pero cuando lo controlo no tenía ningún acierto. Estaba haciendo semejante escándalo en vano”, explicó.

“Fue una situación terrible, tiraba querosene en medio de la calle, con un encendedor en la mano”, agregó la mujer recordando el mal rato que tuvieron que pasar.

Respecto al supuesto error que declaraba que habían cometido desde la agencia, lo desestimo. “Es imposible hacer mal una de esas jugadas porque vos la programas a la máquina y ahí tenés que elegir si querés jugar al Loto, jugás con ocho números, mientras que para el Quini jugás solamente con seis”, afirmó. 

“Él decía que todos esos números que nosotros le habíamos por el Quini habían salido en el Loto y podría haberse ganado 3 millones de pesos, y nosotros teníamos que pagarlos”, cerró en declaraciones a El Esquiú.




Comentarios