"En Semana Santa se mata a las víboras porque la víbora hizo pecar a Adán haciéndolo comer la manzana del árbol. Siempre me han dicho que matar una víbora en Viernes Santo es para tener más vida y pocos pecados, se las mata para disminuir los pecados". Este relato pertenece a un vecino de la zona de Santa María, Catamarca, que es difundido por el sitio oficial.

Otro testimonio dice que “A mí me dijeron que si una persona mata una víbora en Semana Santa, Dios le perdona cien indulgencias”. La Secretaría de Turismo público la noticia diciendo que “los mayores conservan la tradición de salir a matar víboras, convertidos en auténticos soldados de Dios, contra el maligno.

Se pensaba que este día, era particularmente propicio para que el malo anduviera suelto haciendo estragos, ya que el Hijo de Dios había muerto". Prosigue diciendo que "uno de los modos de ayudar a las fuerzas del bien, contra el malo, era matar aquellos bichos que aún son considerados corporización o símbolo del Maligno, y Dios les retribuía por la cruzada".