Lejos de querer pasar desapercibido, el artista saludó con lenguaje inclusivo e invitó al escenario a una cantante chilena


En el marco de la séptima luna de Cosquín 2019, Piedra y Camino, el gran Raly Barrionuevo dejó su impronta con una actuación acorde con los nuevos paradigmas socioculturales que nos atraviesan.

Es que el cantor de Unquillo se viene destacando desde hace varios años ya que fue el primero de los destacados en este festival en comunicarse con lenguaje inclusivo. “Ha sido un día de mucha emoción y de mucho presente. Bienvenides y a disfrutarlo”, dijo y estalló la plaza en un gran aplauso.

Además, al rato, Barrionuevo se dio el gusto de invitar a una cantante chilena que había conocido en la tarde misma del viernes. “Esto es Cosquín y quiero invitar a esta cantora chilena que conocí acá hace un rato para que haga una chacarera feminista”, explicó antes de darle paso a Miloska, quien con mucha actitud dijo sus versos y después se sumó para una versión de La jardinera de Violeta Parra junto a Milena.






Comentarios