El temporal de hace casi un mes provocó diversos destrozos, que a pocos días del inicio de la temporada, no han sido reparados. Aseguran que esto supone un grave riesgo para quienes circulen por el lugar


La imagen es fuerte. Ingresar a la localidad de Cuesta Blanca parece la escena de una película en la que la naturaleza destruyó todo a su paso. Un añoso árbol derribado por la fuerte tormenta del 14 de diciembre, permanece todavía así: tumbado (sólo lo han precintado); el puente peatonal, con sus barandas destruidas o colgando. Y como trasfondo, el abandono de casi todo el lugar.

Los vecinos ya han puesto el grito en el cielo y han denunciado la situación. Todo a escasos días para que comience la temporada de verano.

Hace más de un mes pasó un temporal que se abatió sobre la región. El 12 de noviembre, el río de Cuesta Blanca creció casi siete metros y la fuerza de su corriente destruyó las barandas del puente.

Ante este fenómeno, la jefa Comunal de Cuesta Blanca, Andrea Jordán, aún no dispuso que se efectuaran las reparaciones necesarias. Es más, algunos aseguran que ni siquiera responde a las llamadas telefónicas. Por eso, los vecinos todavía no tienen certeza de cuándo se refaccionará el lugar, lo cual supone un grave riesgo para los habitantes y los visitantes que llegarán este verano.

“Dicen que esta temporada vendrán muchos turistas y no podemos recibirlos con el puente en estas condiciones. Es demasiado el nivel de desidia y abandono que vivimos en Cuesta Blanca. Esperamos que lo arreglen lo antes posible, porque es un peligro para quienes vivimos en esta Comuna y para quienes la visitan”, sostuvieron los vecinos.






Comentarios