Se trata de Diego, un hombre que padece EPOC. La ayuda llegó de parte de un anestesista y de visitadores médicos que le donaron muestras gratis.


Tras haber sido víctima del robo de su mochila en el barrio Cofico de la ciudad de Córdoba el jueves de la semana pasada, Diego Schalbetter se quedó sin documentación importante, como recetas, su historia clínica, medicamentos y el oxímetro del cual depende en forma permanente ya que padece de EPOC (Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica).

Tras el robo, Diego subió un video a sus redes sociales con el fin de que su pedido llegue a todas partes y así poder recuperar sus pertenencias.

La filmación tuvo finalmente su efecto, se hizo viral y muchas personas compartieron y se solidarizaron con el joven, a tal punto que en las últimas horas, recibió el regalo de un oxímetro y muestras gratis de medicamentos de parte de visitadores médicos.

El propio Schalbetter, en diálogo con VíaCarlosPaz, contó lo que vivió en estos últimos días: “Lamentablemente la mochila aún no aparece, pero me encontré con mucha gente solidaria que se puso en contacto conmigo y la verdad que estoy sorprendido y muy agradecidos con todos”.

Y continuó diciendo: “Gracias a Dios ya tengo un nuevo oxímetro que un médico anestesista me lo acercó a mi trabajo el día viernes, a quien le estoy muy agradecido. Además, en radio Suquía me dejaron otro, que ya en la semana iré a retirar para donárselo a otra persona que también lo necesite”, expresó Diego.

Pero eso no fue todo, gracias a la difusión del video en redes sociales, dos visitadores médicos también se solidarizaron con el joven y le acercaron muestras gratis de los medicamentos que necesita a diario.

Además, y desde el primer momento de conocido lo ocurrido, Diego recibió la ayuda de Flavio Albarracín, quien es miembro de los Electrodependientes de Córdoba.

“Flavio (Albarracín) me abrió las puertas para obtener más respuestas con este tema de salud que tengo y la idea es tramitar un equipo de oxígeno que me dará mayor independencia y autonomía, ya que el actual se acaba en el día y no me permite hacer viajes largos”, agrega el joven carlospacense.

Diego trabaja en la ciudad de Córdoba, se traslada a diario para cumplir con el horario dispuesto y el oxímetro forma parte de su vida cotidiana. Pero su historia clínica es muy importante y es difícil de recabar en su totalidad, ya que padece de EPOC desde hace diez años y su situación se agravó en los últimos tres.

La búsqueda continúa, Diego dice que “no hay mal que por bien no venga”, lo cierto es que además afirma que desde el robo, y pese a lo complicado de su situación, la solidaridad de la gente lo hace pensar en la vida incluso, desde otro lugar.

“Pese a lo que viví, y aún sin tener mi mochila ni mi historia clínica, ni todos los elementos que me robaron, siento que aprendo mucho con lo ocurrido. Puertas que se me abren con gente que sé que me va a ayudar aún más con esta enfermedad que debo afrontar”, culmina diciendo Diego a VíaCarlosPaz.






Comentarios