Pasaron dos meses desde la presentación ante la Justicia y la causa no avanza. "Llamo todos los días a l juzgado", dijo su madre.


Una madre denunció que su hija de 16 años fue abusada sexualmente en un camping de la localidad santacruceña. El hecho ocurrió durante la última semana de julio. Pasaron dos meses desde la presentación ante la Justicia y la causa no avanza. “Llamo todos los días a l juzgado”, realató la madre, desesperada.

La violación ocurrió a la salida de un after clandestino, en un quincho en el barrio 110 de Las Heras. “Mi hija había salido con unos amigos un jueves a la noche con sus amigos”, relató Cristina, madre de la menor. al medio local Noticias Las Heras.

“Mi hija de 16 años y una amiga regresaban a su casa cuando el presunto abusador, identificado como Lucas Hernández, se ofreció a llevarlas en su auto. “Caminaron una cuadra y apareció este pibe. Lo conocían de vista por lo que aceptaron y decidieron subirse”.

Cristina repasó el recorrido que su hija junto, a la otra menor, realizaron en el vehículo del acusado. “Primero dejaron a la otra nena. Al volver, él le dice que va a pasar al camping a buscar a un amigo”. Al entrar al predio, Hernández condujo hasta el sector de fogones donde un hombre se subió e inmediatamente después trabó las puertas.

“Forcejearon y abusaron de ella hasta que le dijo de qué familia era y la soltó. Después le abrió para que se baje, pero antes la agarró de los pelos y la golpeó con la palanca de cambio. La dejó ahí en el camping y se fue”.

Al día siguiente del hecho, la adolescente y su madre hicieron la denuncia en una comisaría donde le tomaron declaración y la llevaron al hospital para realizarle estudios y constatar el abuso. “Tenía golpes y moretones”. Hasta entonces, el accionar de los efectivos había sido veloz y de acuerdo al protocolo.

“Cuando vuelvo desde el hospital, la Policía ya había llamado a a otra nena para que declare. Me pidieron que vaya con mi hija a reconocer los lugares por los que anduvieron. Después me pidieron la ropa”. Desde aquella noche, pasaron dos meses. “Todavía nadie hizo nada. Llamo todos los días a l juzgado y a la Policía y me dicen que son los tiempos de la Justicia”.

Fuente: Noticias Las Heras.




Comentarios