Sucedió este miércoles en el Registro Civil de Caleta Olivia. La joven planifica su viaje, y segundo casamiento en Marruecos, en noviembre.


A pesar de los impedimentos que genera la pandemia, en todos los ordenes de la vida, el amor es más fuerte.

Así lo pueden confirmar Valentina Encina y Baker Ailinde, su novio de Marruecos, quienes este miércoles pudieron concretar su boda virtual. Se casaron en el Registro Civil de Caleta Olivia.

Las charlas avanzaron al punto tal que Ailinde le tuvo que aclarar sus sentimientos: “Cuando pasó el tiempo, me dijo que no podía ser mi amigo, que estaba enamorado de mí y se quería casar conmigo. Yo me estaba separando”, comentó Valentina.

La pandemia por coronavirus hizo que el casamiento por civil se vea retrasado pero este miércoles lograron consumar sus votos: hoy Valentina y Baker son marido y mujer, luego de casarse de manera virtual. “Estamos inmensamente felices”, aseguró y detalló que están a la espera de que se reanude la actividad en los aeropuertos de Argentina para poder reencontrarse.

Estamos celebrando con las familias. Costó, pero lo que cuesta siempre es por algo bueno. Nuestro sueño se realizó”, comentó feliz la flamante novia y detalló que en Marruecos tienen como costumbre, “si se enamoran, directamente piden matrimonio”.

Buscando un lugar en el mundo

Acerca de la convivencia, la pareja aún no tiene definido si Baker se viene a la Argentina o si Valentina se irá a Marruecos. la esposa destacó “no sabemos todavía dónde viviremos. Él trabaja con su padre en diseños de porcelanato. Él puede trabajar sin problemas con la computadora”.

“Me gustaría hacer mi vida en Marruecos. Mis amigas me preguntan si me voy a acostumbrar, pero yo digo que sé. Me encantaría vivir ahí. Igualmente, lo veremos. Por el momento me quiero quedar acá porque tengo a mi mamá, es muy lejos. Son casi dos días de viaje”, dijo.

La otra Boda pendiente

Por otro lado, la esposa manifestó que en noviembre, cuando sean sus vacaciones, viajará a Marruecos. “Ahí nos volveremos a casar. Son casi dos semanas de fiestas, con cuatro cambios de vestidos. Se hacen diseños en las manos y pies, hay una noche exclusiva de preparativos para la mujer y para el hombre.

En las fiestas no se puede consumir bebidas alcohólicas, todo jugos naturales“, fue una de las particularidades que comentó la joven que espera con ansias que llegue la fecha para poder reencontrarse con su esposo. 




Comentarios