Luego de la promesa de reparar la institución, padres y docentes piden un nuevo edificio.


Este mércoles 6 de noviembre a las 18hs , padres y docentes de la escuela especial N°5 “Tenink Aiken” convocaron una marcha para pedir por el nuevo edificio para la institución.

Luego de dos meses sin asistir a clases en el edificio por una falla eléctrica que provocó un incendio, alumnos, docentes, personal auxiliar y directivos no pudieron regresar, y se encuentran repartidos en tres espacios situados en distintos puntos de la localidad, con los trastornos que ello causa.

El día 31 de octubre la comunidad educativa recibió la noticia de que el IDUV llamó a licitación para elegir la empresa que realizaría las reparaciones. La nueva promesa de reparación es para dos meses de obras y los padres aseguran que no van a poder cerrar el ciclo lectivo 2019 en un mismo ambiente.

Desde el incidente, hasta el día de hoy, padres, alumnos y personal de la escuela realizan abrazos solidarios frente al edificio. Cuentan con el apoyo de los gremios ADOSAC y ATE, y la presencia ocasional de algunos referentes políticos.

Al cumplirse dos meses se realizará una nueva marcha mas allá de que desde el Gobierno hayan lanzado el llamado a licitación para refacciones las instalaciones eléctricas, de calefacción y de agua y cloacas, por un monto oficial superior a los 3 millones de pesos.

Leonardo Molina, secretario adjunto de ADOSAC El Calafate, dijo que el reclamo de fondo hacia las autoridades es para que se cumpla con la promesa de construir un nuevo edificio acorde a las necesidades de los alumnos especiales que acuden. Recordemos que desde su fundación, en la década del ’80 la escuela especial funciona en una vivienda adaptada.

En las manifestaciones recuerdan que el gobierno provincial ha hecho el anuncio de nuevas aulas en dos oportunidades (2009 y 2015) en época de campaña, sin embargo nunca llegaron a concretarse.




Comentarios