Romina Elizabeth Ugarte tenía 26 años. Es la décima mujer asesinada por violencia de género en lo que va del año.


Una policía bonaerense y estudiante de enfermería fue asesinada este miércoles de un balazo en el rostro durante una discusión en su casa de la localidad Cañuelas y por el femicidio detuvieron a su novio, también integrante de la fuerza de seguridad, informaron fuentes policiales.

La víctima fue identificada por la Policía como Romina Elizabeth Ugarte (de 26 años), quien se convirtió en la décima mujer asesinada en un marco de violencia de género en lo que va del año en distintos puntos del país.

El crimen ocurrió este mediodía en una casa de la calle Esteban Echeverría al 2200 del barrio Libertad, una zona de casas bajas, caminos de tierra y descampados de Cañuelas, ubicada a unos 70 kilómetros de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

Fuentes policiales informaron a la agencia Télam que efectivos de la comisaría 1ra. de Cañuelas fueron alertados a través del 911 de que se producido una detonación de arma de fuego en esa vivienda.

Ante esta denuncia se dirigió al lugar personal policial que estaba apostado a unas cuadras de allí ya que un grupo de personas había intentado usurpar unas tierras y otros vecinos buscaban impedirlo.

Al arribar, los efectivos encontraron muerta a Ugarte, quien prestaba servicios en el Comando de Patrullas local y, a simple vista, presentaba una herida de bala en el rostro, dijeron lo informantes.

Según las fuentes, en el inmueble estaba el novio de la oficial, identificado como Nicolás Fernando Agüero (19) y quien se desempeñaba en la seccional 1ra.de Cañuelas aunque actualmente estaba asignado al Operativo Sol.

En base a las primeras averiguaciones, el muchacho quedó aprehendido como sospechosos de haber matado a su novia durante una discusión que se originó mientras almorzaban juntos.

En tanto, los peritos de la Policía Científica realizaban esta tarde las tareas de rigor en la escena del crimen para establecer la mecánica del hecho y en qué circunstancias precisas se produjo el disparo que mató a Ugarte.

En ese sentido, los investigadores secuestraron la pistola Bersa Thunder de Agûero y también la de su novia para establecer de cuál pistola partió el balazo, agregaron los voceros.

A raíz de lo ocurrido, la Auditoría de Asuntos Internos del Ministerio de Seguridad de la provincia resolvió desafectar de sus funciones al sospechoso, que había sido designado como oficial en diciembre pasado.






Comentarios