También quieren que los acusados sean juzgados por el delito de estupro en lugar de "abuso sexual con acceso carnal agravado".


De acuerdo a la declaración de dos de los imputados por el caso de violación de una nena de 14 años en Miramar, tuvieron relaciones sexuales consentidas con la menor. Mientras que los otros tres detenidos dijeron que estaban durmiendo. A partir de estas afirmaciones, la defensa buscará evitar al pena de hasta 20 años de prisión que prevé el Código Penal para los casos de abuso sexual en los que participan varias personas y sostener que se trató de un caso de estupro para que la condena sea menor.

Sin embargo, el escenario es complicado para los acusados, que siguen detenidos en Batán, teniendo en cuenta que se trata de una menor que estaba bajo los efectos del alcohol, de un hecho en el que participaron más de dos personas y de las secuelas psicológicas. De esta manera, será una ardua tarea la de la defensa, que quiere que se los juzge por estupro y no por el delito de “abuso sexual con acceso carnal agravado”.

“Hay dos confesos, dos que dormían en la camioneta y otro en una reposera junto a la carpa. Será la fiscal quien determine qué responsabilidad tuvieron. Los que confesaron haber mantenido relaciones contaron que con la chica se habían conocido en la playa y ahí empezaron a tomar alcohol, hasta que se fueron a la carpa”, expresó una fuente del caso a Clarín, que agregó: “Ellos hablan de relaciones sin violencia”.

Para determinar la veracidad de la versión de los imputados y la responsabilidad de cada uno de ellos, la fiscal Florencia Salas espera el resultado que arroje la cámara Gesell a la que será sometida la chica de 14 años en los próximos días.






Comentarios