Ocurrió el martes por la noche, en medio del gran operativo de seguridad que acompañaba al micro xeneize.


Poco antes de la medianoche, la comitiva de Boca Juniors se trasladó al aeropuerto Internacional de Ezeiza para disputar la final de la Copa Libertadores contra River en medio de un mega operativo que montó la Policía de la Ciudad para escoltar al micro.

El colectivo era seguido por varias efectivos en motos y un par de combis y sobre la autopista había también varios hinchas que saludaban al ver pasar al plantel.

En pleno recorrido, una moto de la Policía fue embestida por una de las combis y casi arrollan a dos efectivos, que lograron saltar luego de caer al asfalto.






Comentarios