Ocurrió el domingo en Morón, y la víctima lo relató en sus redes sociales. El agresor ni siquiera fue demorado.


El pasado domingo, Deborah Olivares Farías estaba estacionando su auto en el supermercado Coto de Morón, cuando un hombre se bajó de su vehículo y comenzó a gritarle acusándola de que “le había tocado el auto”.

La mujer también se bajó y cuando se acercó al supuesto damnificado, él comenzó a insultarla y, finalmente, le pegó dos patadas en las costillas y le lanzó un puñetazo a la boca por “feminazi pañuelito verde”. Esto, según escribió Deborah, fue “un supuesto de este tipo, ya que no pertenezco al movimiento feminista y en términos correctos a la actualidad soy #ProVida”.

Los empleados de seguridad del supermercado lograron retenerlo y el gerente le tomó los datos y lo identificó como Osvaldo Pionetti.

Osvaldo Pionetti, el hombre que le pegó a una mujer en el estacionamiento de un supermercado (Foto: Facebook)

La víctima relató todo lo ocurrido a través de un post en su Facebook titulado “Golpeador suelto”, y presentó una denuncia formal ante la Superintendencia de Políticas de Género de Morón, tal como informa Clarín.

“Me pegó dos patadas en las costillas y una trompada que gracias a Dios logré esquivar. Ya no logro recordar todos los insultos que me dijo”, contó la víctima, y agregó que “también quiso atropellarnos a mí y al gerente de la sucursal cuando quiso irse al ver que habíamos llamado al 911. Finalmente la gente de seguridad lo obligó a quedarse”.

Cuando llegó la Policía, “al no haber golpes ‘visibles’ no se lo llevó”, explicó Olivares, pero aseguró que va a hacer “todo lo que sea posible y necesario para que aunque sea todos le conozcan la cara y sepan que este tipo los puede moler a golpes con sus 71 años y todo”.

Después de ese post, alguien la denunció y Facebook le bloqueó la cuenta. Por eso utilizó otro perfil para agradecer a todas las mujeres que le mostraron su apoyo más allá de las diferencias ideológicas.






Comentarios