La asamblea extraordinaria realizada este lunes en las instalaciones de la institución arrojó una clara diferencia a favor del cambio del estatuto. Sin embargo, no podrán hacer actividades en la sede de la calle Viamonte.


Los socios del centenario Club Universitario de Buenos Aires (CUBA) aprobaron anoche una histórica reforma al estatuto de la institución que permitirá a las mujeres ser consideradas socias plenas y no únicamente “asociadas” o “adherentes” como hasta ahora.

La votación final se concretó pasadas las 22 de anoche, y de un total de 2256 votantes, el voto por el sí obtuvo el 73% de los sufragios.

Si bien las mujeres logran un importante avance al ser consideradas socias plenas, en la sede de la calle Viamonte del club no podrán hacer actividades deportivas.

La sede del club CUBA en la calle Viamonte.

En este punto, se argumentó que no hay lugar para hacer un vestuario de damas y que esta norma, que impide a las mujeres hacer deportes en la sede de Viamonte, se modificará cuando se construyan los femeninos.

Asimismo, en las otras ocho sede del club las mujeres sí podrán practicar actividades deportivas, con la condición de que sean universitarias.

El voto por el “si” a modificar el estatuto del club CUBA para que las mujeres puedan ser socias activas.

La comisión directiva de CUBA presentó en mayo de este año un proyecto para eliminar las diferencias de categoría y permitir a las mujeres tener paridad de derechos políticos, tanto para poder elegir como para ser elegidas en la comisión directiva.

La asamblea extraordinaria -la primera en la historia- comenzó a las 15 en la sede de Palermo, donde asistieron miles de socios para emitir su sufragio, acto que comenzó recién pasadas las 19 mediante el voto electrónico.

CUBA tiene 22 mil socios, de los cuales unos 2000 son vitalicios y hay unas 6000 mujeres que forman parte del club como asociadas en distintas disciplinas. 

La asamblea fue convocada luego de que un número importante de socios del club se manifestaran en favor de que las mujeres puedan acceder a los mismos derechos que sus pares varones.

Al igual que en el Jockey Club, el Círculo de Armas y el Squash Club, en CUBA las mujeres sólo podían mantener hasta ahora la categoría de adherente.






Comentarios