La justicia falló a favor de la igualdad de género y ordenó a tres empresas de colectivos del área metropolitana de Buenos Aires contratar mujeres hasta alcanzar el cupo del 30 por ciento de la planta. Además, reconoció que "hubo discriminación de género" contra aquellas que buscaron trabajo como choferes, según informó la Defensoría General de la Nación (DGN).

La sentencia, dictada por la Sala II de la Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo, también instó a las "autoridades ejecutivas y legislativas" a establecer una "reglamentación específica para compensar las ilegítimas desigualdades" con el fin de revertir la discriminación por género en el acceso de las mujeres a estos puestos de trabajo.

Colectiveras al mando: al menos el 30% del cupo de las empresas debe ser femenino

"La obligación de respetar, proteger y garantizar el derecho a la igualdad y a la no discriminación recae sobre todos los poderes del Estado, pero también sobre los particulares", escribió la jueza Graciela González, quien también consideró probada la exclusión de las mujeres como choferes de colectivo.

Las empresas habían sido demandadas por Érica Borda a través de un recurso de amparo y la denuncia fue patrocinada jurídicamente por la DGN, tanto en el reclamo individual como en una acción colectiva que pretendió dejar en evidencia la "discriminación estructural en el acceso al empleo por motivos de género".

El Ministerio de Producción y Trabajo también fue demandado en calidad de autoridad de aplicación, a fin de que implemente las medidas necesarias "para terminar con las prácticas discriminatorias que afectan a las mujeres en el acceso al trabajo en el sector", de acuerdo al comunicado de la DGN.

La jueza dispuso que el Ministerio de Trabajo tenga presente esta sentencia a la hora de "renegociar" el convenio colectivo de trabajo para actualizar su contenido a las "pautas culturales actuales".

Este fallo es un pequeño primer paso hacia una verdadera igualdad, ya que un 30 por ciento sigue siendo poco en un país donde el 51% de la población es de sexo femenino y casi el 57% de las familias tiene a una mujer como Jefa de hogar. También, teniendo en cuenta que aún queda vivo el reclamo de la igualdad salarial.