Un estudio de especialistas propone invertir en artefactos de mayor eficiencia energética. 


El aumento en las tarifas de gas es el tema de debate de los últimos días pero más allá de los montos y las cuotas, el objetivo es que las familias consigan consumir la menor cantidad posible.

Según especialistas, lograr esa meta es posible en la gran mayoría de los hogares de la Ciudad de Buenos Aires. Pero de acuerdo a lo que consigna el diario Clarín es necesario adoptar hábitos de ahorro energético y, especialmente, invertir en instalar los artefactos de mayor eficiencia energética.

Si las tarifas no sufren nuevos aumentos, un hogar porteño típico de consumo medio -tres personas en un tres ambientes de 65 m2- deberá pagar $17.051 por las facturas de los próximos 12 meses para sostener su uso anual de 1.161 m3 de gas. De ese presupuesto, más de $3.200 serán sólo para mantener encendido el piloto del calefón o el termotanque.

Las cifras son parte de un cálculo de expertos de la Universidad de San Martín (UnSam) para Clarín, donde llevan largos años estudiando los consumos hogareños de energía del área metropolitana.

(Archivo)

En ese “hogar típico” porteño se destina el 47% del consumo de gas a calentar agua (con aparatos de más de tres años de antigüedad o con nivel de eficiencia “B” o inferior), otro 43% para calefaccionarse (con estufas de tiro balanceado) y el 10% restante para cocinar. ¿El resultado? Una boleta promedio de $2.842 por bimestre.

Para empezar a reducir ese gasto de inmediato en un 35% los especialistas proponen hacer un “salto de eficiencia”.

Lo primero sería cambiar el calefón o el termotanque por un modelo sin piloto, etiquetado como ‘clase A’, que no necesita mantener una llama encendida constantemente para funcionar y viene con quemadores que aprovechan mejor la energía”, explicó Salvador Gil, director de la carrera de Ingeniería en Energía de la UnSam y consultor del Enargas.

“Si a eso se suma la colocación de aireadores en las canillas y una flor en la ducha para emplear menos agua caliente, así como burletes en puertas y ventanas para controlar las infiltraciones de aire frío en invierno, y un uso prudente de la calefacción, regulándola en no más de 20 grados, el ahorro resultante puede ser muy importante”, agregó.

Según sus cálculos, el gasto anual de gas del hogar típico podría reducirse a $11.062, con un ahorro de $5.990 al cabo del primer año. Prácticamente lo mismo que cuesta un calefón de 14 litros sin piloto, también conocidos como “automáticos”, que se venden a precios desde $7.000 en las casas de productos para el hogar: sólo algo más caros que los que no tienen esa tecnología, pese a que consumen hasta un 60% menos.




Comentarios