Las imágenes muestran cómo uno de los trabajadores guía al delincuente hasta la casa.


Una familia de Morón había vendido una propiedad, para comprarse y reformar otra a su gusto. Ya había pasado un tiempo de esto y habían entrado en confianza con los obreros, que tenían acceso a información clave.

El último fin de semana, una situación sospechosa terminó en robo. “A la mañana, uno de los obreros le dijo a mi mamá que había alguien preguntando, que estaba en la vereda. A la tarde, mientras ella dormía la siesta con mis hermanas, ese tipo volvió y fue el que nos robó“, contó esta mañana Fidel, una de las víctimas.

Según declaró el hombre, hijo del dueño se la casa, tres delincuentes ingresaron a la vivienda, ubicada en Morón, y se llevaron joyas, dispositivos electrónicos y 23 mil dólares que la familia todavía tenía de la venta de aquella propiedad.

El robo quedó registrado por las cámaras de seguridad de un vecino. Y lo que se ve en las imágenes dio un vuelco en la investigación. Porque los obreros habían declarado que los delincuentes ingresaron mientras ellos tiraban escombros en la vereda, pero en las imágenes se puede ver que uno de los albañiles fue el que guió a ladrones para que se metieran en la casa.

Una vez adentro de la vivienda, uno de los delincuentes buscó a la dueña de casa que estaba durmiendo la siesta en la planta alta, la apuntó con un arma y le pidió el dinero. La familia sospecha de que los obreros sabían que tenían plata por la operación inmobiliaria.

Fidel, contó que una de sus hermanas identificó a uno de los ladrones y declaró ante la policía que ese sujeto había estado trabajando en la obra. La familia hizo la denuncia en la Comisaría N° 4 de Morón.

En dialogo con Crónica, el hombre contó algunos detalles más del hecho. “Los albañiles sabían que habíamos comprado y vendido. Sabían hace dos meses y medio que están trabajando acá”, aseguró.

“A mi mamá la despiertan con un arma en la cabeza. ‘Dame la plata’ le dijeron a mi mamá que estaba dormida. Se llevaron pertenencias, relojes, anillos, cadenitas y los 23 mil dólares. Tuvimos que internarla a ella porque se le disparó la insulina”, detalló.

Hasta el momento, los delincuentes fueron liberados por la policía y el único que quedó detenido es el albañil que ofició de “facilitador” del robo. Aún no se tienen rastros del dinero robado.




Comentarios