Martín Lousteau: “Al pasado no hay que darle motivos para que pueda volver”



El candidato a diputado de Evolución en la Ciudad habló de todo en una entrevista. (de La Razón)

Por Claudio Gómez

Así como sucedió con dirigentes de distintas fuerzas en todo el país, podría decirse que Martín Lousteau fue la principal víctima de “la grieta” en la Ciudad de Buenos Aires.

Claramente perjudicado por la pelea entre Vamos Juntos (macrismo) y Unidad Ciudadana (kirchnerismo), el candidato a diputado nacional de Evolución pasó de casi dar el golpe en las elecciones para jefe de Gobierno en 2015 a ocupar el tercer lugar en las últimas primarias, cosechando poco más de trece puntos.

“A partir del resultado de las PASO, está bajando el nivel de agresión y el temor a que vuelva el pasado”, se- ñala el economista, confiando que cierto voto “anti-K” que acompañó a Elisa Carrió en los recientes comicios podría moverse el próximo domingo a su favor.

¿Cómo se termina con la polarización?

De este lugar de enfrentamiento vamos a salir proponiendo alternativas y discutiendo cómo encarar los desafíos que tenemos pendientes.

Al pasado no hay que darle motivos para que pueda volver. Para sacarle la excusa al kirchnerismo del “tarifazo”, que lo dejó latente atrasando los servicios por doce años, habría que haberlo hecho de otra manera, planeando los aumentos en ocho años, y hoy las tarifas costarían la mitad.

Para evitar que el kirchnerismo hable de comportamientos reñidos con la ética, lo mejor hubiese sido que los familiares de funcionarios no entraran al blanqueo.

Habiendo enfrentado al gobierno, pero también formando parte como embajador en Estados Unidos, ¿no creés que al votante le cuesta definir tu posición?

Nuestro espacio tiene vocación de colaborar, de contribuir con el país. A la embajada la acepté porque vi una relación muy deteriorada con Estados Unidos, pero desde el primer momento le dije al Presidente y lo dije en los medios que íbamos a participar de las elecciones.

Ya aclaraste que Evolución va a ser un bloque propio dentro de Diputados, ¿qué puede aportar?

Lo primero es capacidad de diálogo porque ya tuvimos un interbloque con la Coalición Cívica que articulaba mucho con el PRO y la UCR. Y lo segundo son soluciones a los problemas, como una ley antimonopolio para bajar los precios, armar un mapa del delito para combatir la inseguridad y crear centros de formación docente para mejorar la educación. El Congreso es un ámbito totalmente distinto a lo que fue en la gestión anterior, podemos pensar políticas públicas juntos.

A Lousteau no le gusta encasillarse como oficialismo u oposición.

“Hay temas que el gobierno resolvió rápido, como la salida del cepo, el acceso al crédito, el INDEC. Y si lo hizo bien, por qué no lo voy a decir. Del otro lado, el kirchnerismo que no reconoce nada. Y frente a las cuestiones que señala que están mal, no tiene una propuesta alternativa. No se puede ser oposición sólo criticando y no se puede ser oficialismo sólo diciendo que sí”, afirma.

Fuiste ministro de Economía de Cristina y conocés su gabinete desde adentro. ¿Realmente pudo haber desconocido los hechos de corrupción como ella dice?

Tiene 16 de 17 ministros procesados, por lo que no parece un tema aislado. Los ex funcionarios con las causas más pesadas venían con los Kirchner de Santa Cruz y son los que más duraron en sus cargos. Ahora Cristina no pone las manos en el fuego por De Vido, pero lo tuvo ocho años y lo hizo diputado.

¿Estas elecciones van a marcar el final de su carrera política?

Si es por volver a ser Presidenta o tener peso dentro de la política para modificar la actualidad, no tiene ninguna chance. El kirchnerismo está terminado, la pregunta es có- mo construimos el futuro.