Una batalla campal se desató en el club 11 de Agosto de Lomas de Zamora, mientras se disputaba un partido de fútbol infantil. El local le ganaba a El Fortín de Rivarola, de Temperley, cuando se desató una violenta pelea entre padres, dirigentes y hasta los propios chicos.

Todo ocurrió este domingo durante el partido correspondiente a la categoría 2009 de la Liga ADIJ, a raíz de una discusión entre algunos hombres que estaban al costado de la cancha. El encuentro tuvo que ser detenido por la pelea, pero otros presentes comenzaron a involucrarse.

Según contaron testigos del hecho a TN, varias personas resultaron heridas, incluso uno de los menores. A través de un comunicado, desde El Fortín de Rivarola relataron y repudiaron lo sucedido, dejando en claro que "no se corresponde con los valores que nuestro club pregona a los niños".

"El delegado de nuestro club comenzó a ser víctima de agresiones verbales y cargadas de parte del presidente de la liga, Juan Álvarez, su yerno y otro delegado del club rival", explicaron, y agregaron que esto fue lo que generó la reacción de los visitantes. Además, mencionan que un delegado de 11 de Agosto "invitó a pelear a un niño de nueve años, categoría 2010, que jugaba en nuestro club".