Pidieron el veto de la ley que fue aprobada el jueves pasado, en una sesión caldeada.


Pese a la expectativa por la reunión de este mediodía entre residentes y concurrentes que trabajan en hospitales y centro de salud porteños y autoridades del Ministerio de Saud local, no se llegó a un acuerdo.

Los residentes expresaron su descontento con la normativa que modifica la regulación de la actividad (realizaron un paro durante el fin de semana) y pidieron el veto de la ley que fue aprobada el jueves pasado.

La medida de fuerza de este domingo se extendió hasta hoy a las 7.30 cuando se realizaron asambleas en los diferentes lugares de trabajo; a las 10 se concentraron en Jefatura de Gabinete y se movilizaron hasta el Ministerio de Salud donde al mediodía fueron citados a una reunión.

El nuevo régimen para médicos residentes y concurrentes fue aprobado el jueves pasado por la Legislatura en una sesión caldeada, que incluyó gritos e insultos dentro del recinto y la utilización de la fuerza y gas pimienta por parte de la Policía para dispersar a los manifestantes.

La iniciativa, que había ingresado menos de dos semanas antes cuando fue presentada por la ministra de Salud, Ana María Bou Pérez, durante una reunión en la que se habían escuchado fuertes críticas de la oposición, sindicatos y los residentes, actualiza las ordenanzas del año 1985 y sus modificatorias posteriores.

Se calcula que hay cerca de 4.000 residentes y 1.500 concurrentes que trabajan en hospitales públicos de la Ciudad y los sueldos de algunos jefes de residentes no superan los 40.000 pesos mensuales.

Problemas con la nueva ley

Voceros de los gremios explicaron que la nueva normativa fomenta “la legalización de jornadas laborales extenuantes, que pueden superar las 60 horas semanales”.

Además, la ley mantiene el régimen de concurrentes, lo que significa que los médicos cumplen las mismas tareas que los residentes, aunque estos no perciben una remuneración.

“Todos sabemos que los residentes tienen jornadas extenuantes y trabajan en malas condiciones. La ley es necesaria, entonces redactemos una que deje conforme a la mayoría. Hubo un apuro incomprensible por parte del Ejecutivo y del Ministerio de Salud, y lograron imponerla porque tienen quórum propio. Por otra parte, el debate hubiera sido muy rico, porque hay muchas cosas que analizar, comprender y regular del trabajo que hacen los residentes y concurrentes en los hospitales”, consideró la legisladora Victoria Montenegro (Unidad Ciudadana) en diálogo​ con Clarín.




Comentarios