Ricardo Russo, a quien le hallaron cientos de fotos y videos de explotación sexual infantil, afirmó que es "inocente".


El juicio al pediatra Ricardo Russo, el exjefe de Inmunología y Reumatología del Hospital Garrahan, acusado de producción, facilitación y distribución de pornografía infantil, entró este martes en su etapa final con la audiencia de alegatos de clausura y está previsto que mañana el juez Gonzalo Rúa dicte sentencia.

Soy inocente de todos los cargos que se me acusan”, aseguró este lunes Russo luego de exponer ante el juez, según publicó Clarín.

Ricardo Russo. (Clarín)

El hombre de 57 años habló por primera vez para defenderse y manifestó que las fotos que encontraron en la computadora de su consultorio “eran de trabajo, profesionales y con el consentimiento de sus padres”.

“Nunca produje imágenes con contenidos explícitos, se trata de material científico que está comprobado. Ni tampoco distribuí. Sólo se trató de un error con el programa Emule (un sistema P2P para compartir archivos y video), que automáticamente transmitió el material que yo ya había borrado y tenía en la papelera“, explicó Russo.

Ricardo Russo. (Clarín)

El titular del Juzgado Penal, Contravencional y de Faltas N° 6 deberá adoptar una resolución habiendo escuchado un total de 38 testigos y peritos, 15 menos de lo previsto inicialmente, dado que “el resto de los testigos que ofrecieron todas las partes fueron desistidos por considerarse innecesaria su declaración”.

Las audiencias de este martes y mañana serán públicas, a diferencia de las cuatro anteriores, que fueron cerradas, a excepción de los alegatos de apertura con los que se dio inicio al juicio, el pasado 28 de octubre.

Russo llegó a juicio acusado de haber distribuido 336 videos de explotación sexual infantil facilitados a través de la red Emule, de tenencia con fines inequívocos de distribución de 964 fotos y 68 videos de menores de 13 años realizando actividades sexuales explícitas, y de haber producido cinco sesiones fotográficas de niñas exhibiendo sus partes genitales, a lo que se suman 220 imágenes tomadas a chicos en lugares públicos haciendo foco en la zona íntima.

El pediatra fue detenido en el estacionamiento del propio hospital pediátrico en la tarde del pasado 28 de mayo, seis meses después de que un allanamiento en su domicilio particular diera como resultado el secuestro de material vinculado a la investigación. Dos días después se le dictó la prisión preventiva.

El Hospital Garrahan -que es parte querellante en el juicio- aclaró entonces a través de un comunicado que “no fue notificado anteriormente que se llevaba adelante una investigación” hasta el día de la detención.

El 5 de julio pasado la Sala III de la Cámara de Apelaciones en lo Penal, Contravencional y de Faltas confirmó la prisión preventiva que había sido apelada por la defensa de Russo.

No obstante, el mismo tribunal le otorgó el beneficio de la prisión domiciliaria dos meses después por considerar que no existía peligro de fuga ni de entorpecimiento de la investigación.




Comentarios