En 2014, fue reconocida por la Justicia como "persona no humana", "sujeto de derechos" y "ser sintiente".


La orangutana Sandra, que se hizo famosa en 2014 por ser la primera “persona no humana” reconocida por la justicia argentina, comenzó el jueves su traslado, y llegó este viernes a Kansas. En el lugar hará una cuarentena, y luego, tendrá como destino final el Santuario Center for Great Apes, de Florida, Estados Unidos en pos de su su bienestar acorde a su calidad de “ser sintiente”.

Sandra fue reconocida como “persona no humana” en 2014 por la Justicia argentina (AFP PHOTO / JUAN MABROMATA)

“Estamos muy contentos, esta es la etapa final y estamos acompañando en todo momento a Sandra”, dijo en diálogo con Télam Maria Eugenia Dahdah, coordinadora del área de Comportamiento Animal del Ecoparque porteño.

Sandra llegó al aeropuerto de Dallas en perfecto estado, comió uvas y tomó agua de coco. En el aeropuerto fue recibida por las autoridades sanitarias y también la vio un veterinario. Recién dos horas después pudieron verla las dos personas del Ecoparque que viajaron en el mismo avión”, detalló Ivana Iaquinta, veterinaria y coordinadora de los equipos técnicos que intervienen en el bienestar de los animales del Ecoparque, en diálogo con Clarín.

Por su parte, la mujer también contó que el animal estuvo todo el viaje junto a una manta bordó, que la utiliza como una manta de apego, tal como las utilizan los bebés. “Si Sandra hubiera vivido en la naturaleza, las mantas de apego serían las hojas gigantes de las plantas selváticas”, explicó la experta.

La orangutana de 33 años pasará 40 días en Kansas, donde se encargarán de verificar que no tenga ningún tipo de enfermedad ni virus que pueda contagiar, y finalmente la llevarán al Center for Great Apes, un predio de 40 hectáreas ubicado en la zona rural de Wauchula (una zona boscosa y húmeda), en el estado de Florida.

Sandra fue reconocida como “persona no humana” en 2014 por la Justicia argentina (AFP PHOTO / JUAN MABROMATA)

En el Ecoparte porteño, donde residió Sandra recibió sesiones diarias con el objetivo de mejorar las capacidades cognitivas y fomentar la interacción positiva con los cuidadores y el profesional veterinario, donde se le realizaron controles médicos de peso, entre otros.

Sandra fue reconocida como “persona no humana” en 2014 por la Justicia argentina (AFP PHOTO / JUAN MABROMATA)

Además, diariamente se le efectuaron ejercicios de “enriquecimientos sensoriales, alimenticios y sociales para estimular comportamientos específicos, como son el braqueo, búsqueda de alimento, construcción de nido diario”.

Sandra fue reconocida como “persona no humana” en 2014 por la Justicia argentina (AFP PHOTO / JUAN MABROMATA)

Sandra fue reconocida como “persona no humana”, “sujeto de derechos” y “ser sintiente”, categoría reconocida por el Código Civil de Francia en enero de 2015 y confirmada por la Cámara de Apelaciones en lo Contencioso Administrativo y Tributario de la Ciudad de Buenos Aires en junio de 2016.

El traslado de la orangutana fue dispuesto el 13 de septiembre por la jueza en lo Contencioso Administrativo y Tributario de la Ciudad de Buenos Aires, que le ordenó al Gobierno porteño garantizar a Sandra “el mayor bienestar posible”.




Comentarios