Jorge Gómez tenía 40 años y trabajaba en un taller de relojería de taxis y como delivery.


Jorge Martín Gómez (40) murió este lunes luego de recibir una patada en el pecho de un policía que fue alertado por un hombre que amenazaba peatones con un arma blanca en el barrio porteño de San Cristóbal.

Según el tío de la víctima Segundo Gómez, su sobrino tenía problemas de adicción pero advirtió que “hace más de dos años que está bien”.

Además, en declaraciones a TN, contó que Jorge trabajaba en un taller de relojes de taxi, que se encuentra a tres cuadras del lugar del hecho.

“Mi hermano tenía un taller de relojería de taxis con mi otro sobrino. Además tenía una moto y a la noche hacía trabajos de delivery. Estuvo en rehabilitación pero andaba bien, ya trabajó en un restaurante en Abasto”, explicó.

Y agregó: “Me enteré anoche (por el lunes) porque me llamó mi hija. Andaba dando vueltas un video y ahí lo reconoció a mi sobrino. Fuimos a la Comisaría 20 pero trataron de esconder la verdad, imagino que como una medida escapatoria. Se burlaron de mi otro sobrino, nos mandaron a otra comisaría”.

El hecho ocurrió en Carlos Calvo al 2600, donde un hombre -según la policía- “interrumpía el transito”. La situación fue denunciada por un colectivero, por lo que se acercó un agente de la Ciudad, que le pegó una patada en el pecho para reducirlo.

Es que supuestamente Gómez poseía un arma blanca, cuestión que se encuentra bajo investigación. 




Comentarios