Muchos dueños de comercios gastronómicos en Bariloche debieron cerrar sus puertas de manera definitiva como consecuencia de la crisis económica que se produjo en el sector por el coronavirus. Aseguran que no tuvieron ayuda del gobierno nacional.

Según argumentó el diario Río Negro, al menos cinco locales debieron ponerle punto final a la triste decisión que se desató tras la pandemia. Las localidades más afectadas son Bariloche y Dina Huapi.

Restaurants de Bariloche (web).

"La decisión fue triste, dura. Pero no podía sostener una estructura como esta, con 16 empleados. Preferí sentarme con ellos y explicarles que el mes que viene iban a querer cobrar un sueldo que yo no iba a poder pagar", admitió Carlos Patarata, titular del restaurante Kostelo. El comercio abrió en 2008.

Por otra parte, el dueño del local de comidas reconoció: "La realidad lleva a este final. Me vino 70.000 pesos de luz habiendo tenido cerrado el local durante 15 días".

En los últimos días, una encuesta confirmó que aproximadamente 45 comercios del rubro no entraron en la ayuda del gobierno nacional para solventar el pago a los empleados de cada restaurant.

Carlos Patarata, titular del restaurante Kostelo, debió cerrar su comercio (Diario Río Negro).

"No consiguieron la ayuda porque uno de los requisitos que pide la Afip para acceder es la facturación del mes de marzo del año pasado. Y hay empresas que iniciaron su actividad después de marzo. Es una de las trabas", disparó Patarata.

Por otra parte, agregó que aquellos que quedaron excluidos tomaron cartas en el asunto: "Están haciendo arreglos particulares con los empleados para pagar los sueldos. Todo esto nos pone en una situación muy compleja".

"Estamos condenados a cerrar. Con ayuda y ahorros se puede ir sosteniendo. Muy pocos tienen espalda para bancar estructuras de 10 empleados", sentenció el comerciante, que por el coronavirus, y el contexto qu generó, cerró su restaurant de manera definitiva luego de darle de comer a las personas por 12 años.