Los disturbios involucraron a la mayoría de la población carcelaria pero terminó gracias al diálogo entre las partes.


Presos del Penal 3 de Bariloche tomaron de rehén a un empleado en medio de los reclamos por mejoras en las condiciones de la unidad penitenciaria. Los puntos claves de la protesta fueron las raciones de comida, la falta de talleres y de tratamientos.

Según detalla Diario Río Negro, se trata de reclusos alojados en el pabellón 1. Estas protestas coincidieron con la visita del director provincial del servicio penitenciario, Hugo Cecchini.

Fue el propio Cecchini quien estuvo al frente de las negociaciones junto con la jueza de ejecución penal, Sandra Ragusa, y el fiscal Guillermo Lista. En un principio los rehenes fueron los celadores que estaban contando a los presos, pero intercedió el jefe de trabajos y este quedó cautivo.

Cuando la noticia comenzó a propagarse por la ciudad, familiares de los detenidos estaban en la puerta de la unidad ya que era el horario de visitas. Unas horas más tarde, llegaron al lugar los defensores oficiales Marcos Miguel y Blanca Alderete.

Penal 3 de Bariloche (Foto: Alfredo Leiva)

Cerca de las 15.15 se les informó a los familiares que estaba pasando en el Penal ya que hasta el momento había total hermetismo: aseguraron que todo se normalizó y pudieron ingresar. En rueda de prensa las autoridades informaron que la toma de rehenes terminó sin necesidad del uso de violencia. 

Además detallaron que los presos no tenían armas ni provocaran lesiones al personal. Y el motivo del reclamo era falta de artículos de limpieza, talleres y los tratamientos psicológicos; a ello se sumó el pedido de que se agranden las porciones de comida. 




Comentarios