Personal de la Subsecretaría de Fiscalización y efectivos policiales clausuraron en las últimas horas una fiesta privada en Independencia al 4.100.

En la misma había más de 300 personas, se vendían bebidas y para el ingreso había que pagar una entrada de 350 pesos.

Luego que se realizara una denuncia las autoridades llegaron al lugar retiraron a los asistentes y labraron la infracción correspondiente a la propietaria del lugar por no respetar la ordenanza vigente para fiestas privadas.

Desde el Municipio aseguraron que cada fin de semana se reciben entre 10 y 15 denuncias por este tema, pero que muchas de esas son reuniones de amigos o familiares.