De materia fecal. Ocurrió en Napostá 161. Doris cerró las puertas del negocio por un reclamo que ABSA nunca dio solución definitiva.


Una  bahiense se vio obligada a cerrar las puertas del local que alquila en calle Napostá 161, por un reclamo sin solución sobre el mal funcionamiento de las cloacas, que derivó  en un derrame de materia fecal y líquidos cloacales en el interior del inmueble.

“Anoche vinimos de urgencia a revisar el negocio porque, desde hace un par de años, que venimos con las cloacas tapadas y, al estar abajo, nos sale todo y nos inundamos. Se llama a ABSA, se reclama, vienen y arreglan y a los dos días vuelve a explotar la cloaca”, explicó la mujer en Telefé.

Peluquería de Bahía Blanca

Según Doris, todo comenzó la semana pasada con avisos a la prestataria y arreglos que nunca resultaron ser la solución. Previo a la pandemia que también la obligó a cesar funciones, el inconveniente ya estaba presente.

“Ayer nos encontramos con un infierno de agua en el negocio. Estuvimos seis horas limpiando, sacando los muebles. salía agua por los enchufes, por las paredes. Había fluidos fecales por todos lados y destrozos”, describió.

La peluquera sostuvo que el local “está arruinado”, el baño se encuentra “detonado” y el fluido fecal “llegó hasta los zócalos”.

“Ayer cerré el negocio, saqué todo lo que pude y lo repartí a amigos. Hoy estamos sin nada, literalmente en la calle. El resto de las cosas están nadando ahí y tenemos todas las herramientas en bolsas que están tiradas en el garage de un amigo”, se lamentó.

Peluquería de Bahía Blanca

Por su parte Mario, quien es el administrador del edificio lindante, remarcó que el problema “está sobre calle Belgrano”, y que desde ABSA le prometieron la realización de una obra “para alivianar” el inconveniente, y “nunca se cumplió”.

La irrupción del agua cloacal llegó también hasta la cochera que está situada sobre el subsuelo de la construcción.




Comentarios