El pasado domingo la pequeña debió ser derivada al Hospital Penna desde Ingeniero White. La menor fue atacada por la especie Loxoceles, lo que provocó una grave reacción cutánea-visceral.


Una nena fue mordida por una araña de rincón, el sábado por la noche, en un cumpleaños. La menor había estado jugando toda la tarde en el patito de su casa y en la vereda. Los padres la llevaron primero al Hospitalito de White, luego al nosocomio Municipal, donde dispusieron el traslado al Hospital Penna, donde permanece internada.

La Dra. Natacha Zubismendi, de Terapia Pediátrica, sostuvo ante Canal Siete que la pequeña se recupera. El veneno le afectó las funciones del hígado y el riñón. El hecho ocurrió en una casa del Boulevard Juan B. Justo. Amparo dormía y se despertó por el intenso dolor que le había producido la mordedura de la araña.

Según fuentes del centro médico provincial, la menor fue atacada por la especie Loxoceles, lo que provocó una grave reacción cutánea-visceral. En consecuencia, la víctima debió ser internada en la terapia intensiva, donde se le suministró el antídoto correspondiente.

El veneno de la araña de rincón o violinista, es potencialmente mortal dependiendo de la relación inóculo-masa del individuo. Su acción es esencialmente proteolítica y necrótica (disuelve los tejidos causando muerte celular). Contiene poderosas enzimas proteolíticas que destruyen todo lo que tenga proteínas, pudiendo ser 15 veces más tóxico que una cobra y 10 veces más potente que la quemadura con ácido sulfúrico.

Además, su veneno tiene un alto poder de penetración en el hígado y vías biliares.




Comentarios