“El problema no es que no se diviertan, que no disfruten. El grave inconveniente es que muchos de ellos pueden ser asintomáticos, o estar en el inicio de la enfermedad y quizás o no, presentar síntomas muy leves. O también confundirlos con alguna dolencia banal. El grave problema es que sin querer transmitimos la enfermedad a familiares y convivientes; y muchos de ellos son adultos jóvenes y adultos mayores”, así arranca el texto que la médica del Hospital Pintos, Romina Perli escribió en Facebook para los adolescentes que participaron del 4D.

“El plantel de medicos hospitalarios desde el inicio de la pandemia se redujo a casi la mitad. Muchos de los que siguieron y ya no están con nosotros. Otros hacen lo imposible para el seguimiento domiciliario. Los que estamos día tras día en el hospital. Ya estamos cansados, agobiados, quemados, reventados; y lo podes ver en nuestros ojos todos los días, pero no bajamos los brazos”, afirmó la profesional de la salud sobre la situación de los médicos de Azul.

Para cerrar, Perli les hizo una propuesta a los más jóvenes: “Lo triste de todo esto es la falta de un poquito de empatía, no pido mucho. Las internaciones de casos sospechoso o positivos están bajando, pero no hagas que esto suba de forma exponencial. Te propongo algo, las próximas dos semanas no visites a tus familiares mayores y si lo hacés; hacelo como hago yo cuando paso a ver a mis viejos: de la puerta y a mas de 2 metros con barbijo; o video llamada que también esta en la palma de tu mano. Cuídate por vos y por ellos”.