Se trata de una iniciativa solidaria que busca llegar a las mil impresiones que surgió de tres vecinos con ganas de colaborar en medio de la pandemia.


En medio de la emergencia sanitaria y la pandemia, millones de personas en todo el país trabajan codo a codo para ayudar ante la propagación del coronavirus. En Olavarría, tres vecinos tuvieron una original idea para ayudar a los trabajadores de salud: convocaron a todos los vecinos que tengan impresoras 3D a imprimir máscaras protectoras para los que le hacen frente al COVID-19. El último sábado imprimieron 250 y van por más.

La iniciativa surgió del Club Social de Innovación, donde buscan llegar a las mil máscaras para proteger médicos, enfermeros, camilleros y todos los que están en la primera línea de fuego contra el coronavirus. Los voluntarios imprimen las vinchas y luego se les agrega un material transparente. 

Maximiliano Peret, uno de los impulsores de la iniciativa, fue entrevistado por el sitio Infoeme y relató que todo surgió cómo una propuesta en sus redes sociales y terminó convirtiéndose en un grupo de WhatsApp junto a otros vecinos para intentar motorizar la idea. “Cuando a uno le preguntan si vale la pena la compra de una máquina de este tipo esto es una demostración de que sí. Se pueden hacer cosas que ayudan a la gente, es una satisfacción muy grande colaborar así”, explicó el joven.

“Nos llegó por varios contactos que estaban necesitando colaboración para imprimir, entonces nos pusimos en contacto. Enviamos el formulario y rápidamente se comunicaron con nosotros contándonos acerca del proyecto, al otro día nos enviaron los filamentos para imprimir”, relató Nicolás Ronchi, un chico de 21 años, que es otro de los 35 olavarrienses que desarrollaron el proyecto.

El objetivo es que cada uno de los voluntarios imprima 30 máscaras y luego las pasa a buscar el ejército para que ellos no se muevan de su casa.




Comentarios