El periódico estadounidense The Wall Street Journal publicó este lunes un artículo titulado “Argentina es un campo de pruebas para la campaña mundial de vacunas de Moscú” en el que critica la campaña de vacunación en nuestro país.

Sobre la vacuna rusa, el artículo señala que su lanzamiento, a fines de diciembre, “ha puesto de relieve preguntas relacionadas con la falta de transparencia sobre la Sputnik V”, lo que “despertó cierta desconfianza entre los argentinos respecto de su seguridad”.

The Wall Street Journal cita una reciente encuesta de Poliarquía, también difundida por Clarín, que muestra que disminuye en la gente la intención de vacunarse y que la vacuna de origen ruso es la que tiene menores índices de confianza. El 28% de los encuestados dijo tener “nada de confianza” contra este fármaco, contra un 10% que contestó lo mismo sobre el de Pfizer y un 9% respecto de AstraZeneca/Oxford.

El artículo sobre Argentina y la Sputnik V en The Wall Street Journal. (Captura de pantalla)

“Entre los primeros países de América Latina en ser inoculados, 200.000 personas en Argentina recibieron la Sputnik, la mayoría personal de salud y otros trabajadores esenciales. Muchos de ellos están felices de recibir la inyección y dicen que los argentinos estarán menos escépticos a medida que se administren más dosis”, dice el artículo.

Y describe la situación de nuestro país al señalar que Argentina sufre “uno de los peores picos” de coronavirus en Latinoamérica, y que inicialmente “se esperanzó en asegurarse vacunas de proveedores occidentales, pero falló en alcanzar un acuerdo con Pfizer por razones que los funcionarios argentinos no revelaron. El gobierno del presidente Alberto Fernández tiene un acuerdo con AstraZeneca para recibir 22 millones de dosis, pero la fecha de entrega no está clara. Mientras tanto, la vacuna rusa estaba lista”.

El periódico cita al especialista Benjamín Gedan, director del proyecto de Argentina en el Woodrow Wilson Center en Washington. Para él, el acuerdo con Moscú “fue una decisión nacida en la desesperación de un gobierno que falló en asegurar para la población argentina el acceso a vacunas más confiables y efectivas”.

Argentina es actualmente el principal país fuera de Rusia que está vacunando a gran escala con la Sputnik V. Este fin de semana llegaron las segundas dosis de los 300.000 esquemas de vacunación que se están aplicando al personal de salud.