Este lunes, la jueza Brenda Madrid firmó una resolución en la que desligó de responsabilidades a Pablo Moyano en la causa donde se lo había imputado como jefe de una asociación ilícita junto a una facción de la barra brava que se dedicó a defraudar al Club Independiente de Avellaneda. No obstante, la fiscalía apelará la resolución.

La magistrada sostuvo que, de la prueba recolectada en la pesquisa, “no existen elementos que sindiquen la supuesta autoría o participación del encausado en los hechos imputados”, según la resolución firmada este lunes, y dispuso el “sobreseimiento total” del hijo de Hugo Moyano en la causa en la que había sido indagado. La investigación gira en torno a supuestas maniobras de la barrabrava del club vinculadas a la reventa de entradas.

Pablo Moyano

Para el fiscal Scalera, quien insistirá en su apelación con el argumento, se acreditó que Pablo Moyano y “Bebote” Álvarez fueron líderes de la organización criminal investigada, motivo por el cual en este último requerimiento se imputa al hijo de Hugo Moyano la comisión del delito de asociación ilícita en calidad de jefe.

La organización criminal investigada “tuvo su génesis durante los últimos tiempos de la presidencia en el club de Víctor Javier Cantero, cuando, según lo explicado por “Bebote” Álvarez, éste fue convocado por Pablo Moyano para consensuar un plan común que tuvo como fin desestabilizar al Cantero y lograr su salida anticipada (por medios coactivos) y, de esta manera, allanar el desembarco de los Moyano en la conducción de la institución”, puntualizó.

No obstante, la jueza Brenda Madrid, sostuvo que en lo que respecta a la mencionada defraudación al Club Atlético Independiente mediante la gestión, obtención, impresión oculta y reventa de entradas, protocolos de acceso a los espectáculos deportivos; “debo decir que si bien sobre este punto ya me he expedido donde consideré que existía una organización criminal, no se encuentra acreditado que Moyano haya tenido participación en la misma”.

Pablo Moyano

Prosiguiendo, la magistrada indicó que si bien existieron diversas acciones destinadas a la “obtención de concesiones recíprocas que vincularon a una parte de la dirigencia del club con los integrantes de una facción de la barra brava del Club, no puede decirse que dichas acciones estuvieron propiciadas, digitadas ni organizadas por Pablo Moyano”.

“No existe prueba alguna que acredite que en el marco de las mismas Pablo Moyano haya acordado la formación de una banda delictual destinada a la gestión, obtención, impresión oculta y reventa de entradas, protocolos de acceso a los espectáculos deportivos de dicha institución, bonos y cuotas sociales por fuera del ámbito societario y sin ingresar el producido económico al patrimonio del Club”, sostuvo la jueza.

En el tramo final de su resolución, dictó que “con los elementos reunidos en autos, no resulta posible tener por probada la participación de Pablo Hugo Antonio Moyano en la asociación ilícita, ni la Fiscalía ha podido acreditar a pesar de los numerosos elementos mencionados en su libelo, que el mismo haya participado en su calidad de Jefe”, y sobreseyó de todas las acusaciones al referente del sindicato de Camioneros.