Marcelo Weigandt fue titular en Gimnasia de La Plata en lo que fue la derrota por 5 a 0 ante Vélez, uno de los clasificados a los cuartos de final de la Liga Profesional de Fútbol. Luego de la goleada, el lateral derecho visitó el programa de Alejandro Fantino, “ESPN F Show”, y lloró en vivo al hablar sobre su familia.

//Mirá también: Con el Boca-River como estrella, la Liga Profesional de Fútbol confirmó los días y horarios de los cuartos de final

“Chelo” fue entrevistado por el periodista, quien también estuvo acompañado por Cecilia ChechuBonelli. Entre los dos comunicadores se encargaron de hacerle preguntas al futbolista, cuyo pase aún pertenece a Boca.

En medio de sus respuestas, el defensor argentino se refirió sobre su padre. Fue en ese momento que se quebró, ya que demostró que tiene mucha importancia para su vida. “Mi viejo es mi ídolo, con 17 años se hizo cargo de una familia. En vez de tomar un mal camino, eligió el camino del laburo”, contó.

Y luego, entre lágrimas, habló sobre su abuela, a quien le hubiera encantado conocer. Según contó, falleció en el verano de 1999. De esta manera, Marcelo, nacido el 11 de enero del 2000, solo pudo oír anécdotas de su familiar.

//Mirá también: La agenda de los equipos argentinos por Copa Libertadores y Copa Sudamericana

“No la pude conocer... Pero siento que está conmigo. Daría todo por estar un rato hablando con ella”, expresó el lateral derecho

Su revancha en Boca

Weigandt es futbolista porque a los cinco años un médico le recomendó a su familia que practicara deporte. “A mi mamá le dijeron que yo era hiperactivo. Eran las tres de la mañana y no me dormía. Por eso empecé a jugar al fútbol”, explicó.

Así, comenzó su camino el “baby fútbol” hasta que Ramón Madoni le dijo que se vaya a probar en el club de La Ribera. Luego, quedó y, con el correr de los años, llegó a Primera.

Marcelo Weigandt, disputando la pelota con Edwin Cardona.

Para darle rodaje, Miguel Ángel Russo y el Consejo de Fútbol del “Xeneize”, con Juan Román Riquelme a la cabeza, decidieron que el lateral busque minutos en otro club. Por eso, emigró a Gimnasia, donde participó de casi todos los encuentros y en junio se le vencerá el préstamos.

Dado a que tuvo buenas actuaciones y que Julio Buffarini no renovó su continuidad con Boca, Weigandt tendría una nueva oportunidad en la institución que preside Jorge Amor Ameal. En caso de concretarse, deberá pelear un puesto con Nicolás Capaldo, que hace las veces de “cuatro” aunque es mediocampista, y Leonardo Jara, si es que no se va en la próxima temporada.