Madrid anunció este miércoles que suspenderá la administración de nuevas dosis de la vacuna contra el coronavirus debido a la falta de suministros, mientras Cataluña al mismo tiempo advertía que está agotando sus reservas.

A pesar de haber cerrado tempranos acuerdos para el suministro, numerosos países de la Unión Europea sufren ahora retrasos en los envíos de las vacunas de Pfizer y Moderna, las únicas autorizadas hasta ahora por Bruselas.

Vacuna de Pfizer contra el coronavirusImagen ilustrativa / Web

Debido a ello, el vicepresidente del gobierno regional de Madrid, Ignacio Aguado, indicó que suspenderán las nuevas vacunaciones para garantizar la administración de la segunda dosis a aquellos que la están esperando.

No sabemos que va a pasar a partir de la semana que viene, esperamos que se restablezca el flujo de llegada habitual y que aumente la llegada de dosis”, explicó en una rueda de prensa.

Posteriormente, a través de Twitter, señaló que no se administrarán primeras dosis “durante al menos las dos próximas semanas” y urgió al ministerio de Sanidad español a “mover tierra, mar y aire” para conseguir más vacunas.

Además, advirtió que al ritmo actual solo un 10% de la población madrileña estará vacunada a finales de julio, lejos del objetivo del 70% fijado por el gobierno español.

En Cataluña (noreste), el director de salud pública del gobierno regional, Josep Maria Argimon, advirtió que cuando administren las 30.000 dosis previstas esta semana, se habrá “consumido el stock estratégico y las neveras quedarán vacías”.

Esto provocará que 10.000 personas con la primera dosis ya inyectada no reciban la segunda cuando estaba previsto, aseguró.

De acuerdo con el ministerio de Sanidad, España ha administrado un 76,7% del 1,77 millones de dosis recibidas dentro del programa europeo de vacunación.

España se encuentra en plena tercera ola de la epidemia que, desde su comienzo, causó más de 57.000 decesos y casi 2,7 millones de casos confirmados en el país de 47,5 millones de habitantes.