La misión de la Organización Mundial de la Salud (OMS) que se encuentra en Wuhan, China, determinó que el coronavirus podría provenir de un animal, pero por el momento no está identificada la especie concreta.

Así lo declaró este martes el experto Liang Wannian, quien representa a China en la comisión conjunta de la OMS que investiga el origen del virus en la ciudad de Wuhan.

Según explicó Wannian, “el descubrimiento de secuencias del virus con alta homología con Sars-Cov-2 sugiere que podría ser de origen zoonótico”. De esta manera, Wannian expresó que, de acuerdo con estas conclusiones, se debería descartar que la infección pudiera haber provenido de un error de laboratorio.

Por su parte Peter Ben Embarek, jefe de la comitiva de la OMS que viajó hacia tierras chinas para determinar cómo se originó el Covid-19, consideró que “es extremadamente improbable para explicar la introducción del virus en el ser humano”.

En una rueda de prensa en Wuhan sobre los resultados de la misión, Ben Embarek reconoció que los “accidentes pueden ocurrir”, pero destacó que no había “ninguna publicación científica ni ningún informe en ningún laboratorio del mundo que hablase sobre este virus o alguno similar a él”.

Asimismo, dijo que han debatido con el personal de “muchos laboratorios en la región” la hipótesis de un posible escape y que comprobaron sus “estrictos protocolos de seguridad”.

El danés Ben Embarek, experto en zoonosis, también desestimó la posibilidad de que algo así pudiese haber ocurrido en el laboratorio P4 de máxima seguridad biológica del Instituto de Virología de Wuhan, que la misión visitó durante su estancia en la ciudad.

Vimos cómo era y es muy improbable que se escapara de ahí. Es extremadamente raro que ocurra eso”, afirmó.

El científico danés dijo que tienen que adoptar una “aproximación racional respecto a esa hipótesis” y tratar de alejarse de “visiones personales o sentimientos subjetivos” para que “todo el mundo pueda analizarlo”.

Ben Embarek aseguró que, tras sus dos semanas de investigación sobre los orígenes del virus en Wuhan, todo continúa señalando a que el SARS-CoV-2 procede de los murciélagos.

“Todo el trabajo que se ha hecho para identificar su origen continúa señalando a una reserva de este virus o de un virus similar en poblaciones de murciélagos”, afirmó.

También indicó que no hay “grandes evidencias” de la transmisión del virus antes de diciembre de 2019 en Wuhan y destacó dos hipótesis como las más probables para su transmisión al ser humano: a través de un huésped animal intermedio o por medio de algún alimento congelado de la cadena de frío.

Respecto a esta última hipótesis, que China resalta como una de las posibles vías de la llegada del SARS-CoV-2 al gigante asiático, Ben Embarek explicó que analizan dos teorías: la introducción del virus en el ser humano a través de un individuo en particular o por medio de un foco, como el del mercado de pescado y mariscos de Huanan en Wuhan.

“Tenemos que insistir en el estudio de la cadena de frío como fuente de transmisión, sabemos que el virus puede aguantar mucho tiempo pero aún no como se transmite, requiere mucho trabajo aún”, dijo.

En cuanto al mercado, afirmó que desconocen todavía cómo llegó el virus a él y cómo se extendió, aunque indicó que “fue probablemente el lugar donde una propagación masiva pudo ser fácil”, pero recalcó que hubo otros casos simultáneos en Wuhan no relacionados con Huanan.

Con información de Télam y EFE.