El vicepresidente de Boca, Juan Román Riquelme, y su hijo Agustín asistieron a una audiencia virtual este miércoles pero se negaron a declarar ante la fiscal a cargo, Celsa Ramírez. La Fiscalía especializada en Eventos Masivos de la Ciudad los llamó a indagatoria por no haber respetado los protocolos de aislamiento preventivo

Agustín Riquelme regresó de su viaje de egresados en Cancún y, en lugar de mantenerse aislado, al día siguiente estuvo en un palco de la cancha de Boca viendo el Superclásico. En dicho viaje, una decena de pasajeros resultó Covid positivo, en los testeos que se les realizaron al aeropuerto de Ezeiza.

Aunque el hijo del exjugador dio negativo, debía someterse a 10 días de cuarentena obligatoria por tratarse de un contacto estrecho de contagiados y por haber regresado del exterior.

Riquelme se negó a declarar. (Foto: Web)

Aparte de estar imputados por el mencionado incumplimiento, tuvieron que responder por la infracción al artículo 202 y 205 del Código Penal. Asimismo, como Riquelme en ese momento era vicepresidente segundo de Boca se lo imputa por Omisión de recaudos del Código Contravencional. De esta manera, podría ser penado con una multa de hasta 100 mil pesos o un arresto de hasta 60 días, según indica la ley. Por otra parte, la sanción podría incluir la imposibilidad de concurrir a estadios por un lapso de entre dos y seis meses.

El artículo 202 subraya que “será reprimido con reclusión o prisión de tres a quince años, el que propagare una enfermedad peligrosa y contagiosa para las personas”. Por su lado, el 205 marca “una prisión de seis meses a dos años para el que violare las medidas adoptadas por las autoridades competentes, para impedir la introducción o propagación de una epidemia”.

Al hacerse pública la presencia de Agustín en la Bombonera, el pasado 14 de marzo, la Fiscalía inició una investigación de oficio. De esta manera, el Cuerpo de Investigaciones Judiciales del Ministerio Público Fiscal comprobó que efectivamente el menor había regresado un día antes desde México, y no cumplió los protocolos de aislamiento reglamentados por el Gobierno.