En busca de avanzar con el impuesto del pago de Ganancias, Sergio Massa, presidente de la Cámara de diputados, presentó un proyecto en el que se busca que quienes cobren menos de $150.000, es decir unas 1,2 millones de personas, no sean alcanzados por esta Ley y no deban pagarlo. Este monto es el sueldo bruto antes de los descuentos de jubilación y salud y sin considerar el aguinaldo.

Este proyecto alcanza tanto a empleados públicos como privado en relación de dependencia y se actualizará anualmente el “piso”. Esta medida también alcanza a los jubilados y pensionados, quienes no pagarán Ganancias son los que cobren hasta 8 haberes mínimos que hoy son $152.280, vale recordar que este monto se ajusta cada tres meses por la ley de movilidad.

Sergio Massa, presidente de la Cámara de Diputados fue el impulsor del proyecto (Foto Federico López Claro).

Si se aprueba esta medida, serán unos 1.267.000 de trabajadores y trabajadoras, jubilados y jubiladas, los que no deban pagar Ganancias, y al mismo tiempo unas 102.741 personas que cobran entre $150.000 y $173.000 pagarán menos para evitar saltos bruscos en la escala de impuesto, detalla Clarín. Quienes superan este monto, seguirán pagando sin modificaciones; se trata de 733.000 asalariados.

En el caso de los autónomos, desde el entorno de Massa, adelantaron que estudian elaborar un proyecto similar que aplique a la realidad de los autónomos y jóvenes profesionales que tienen un mínimo no imponible más bajo. Durante el 2020 fueron 2,3 millones los trabajadores que pagaron el impuesto, esto equivale al 25% de los trabajadores en relación de dependencia.

El debate se centrará en el Congreso.

Durante este año, se definió que los trabajadores en relación de dependencia solteros y sin hijos menores paguen Ganancias a partir de un sueldo neto mensual de $ 74.810; mientras que aquellos casados y con dos hijos a cargo lo pagan a partir de $ 98.963 netos, luego de los descuentos de jubilación y salud. Por su parte, jubilados y pensionados están dentro de este cobro si superan los seis haberes mínimos, es decir, $114.210 según los números de febrero.

De aprobarse este proyecto, el costo fiscal sería de $40.000 millones según los fundamentos del proyecto ya que dejarán de pagar el impuesto, “en la Provincia de Buenos Aires 569.000 empleados y empleadas, jubilados y jubiladas; en Córdoba, 103.000; en Santa Fe, 98.000; en la Ciudad de Buenos Aires, 158.000 y en Tucumán, 30.000, entre otras provincias”.