Desde hace unos meses, el contacto entre el presidente Alberto Fernández y el Papa Francisco está interrumpido. Todo parece indicar que la insistencia del mandatario en que se apruebe la Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo no habría caído en gracia al Sumo Pontífice.

Según trascendió desde la Casa Rosada tras la aprobación de la ley, Francisco habría dicho que “si el proyecto va a ser aprobado, se lo apruebe de una buena vez y se dé vuelta la página”. Sin embargo, según publica Clarín, desde el círculo cercano al Papa aseguran que en el Vaticano sostienen que “el presidente cruzó una raya”.

La lectura que se hace es que, si bien Fernández podía enviar un proyecto al Congreso, constituyó una demostración de “ingratitud” para con el religioso, quien optó por ayudar al presidente cuando este se lo solicitó. Un ejemplo de esto fue la renegociación de la deuda con el Fondo Monetario.

Además de la interrupción de la relación, según la misma fuente, “Francisco prestó su asentimiento para que los obispos argentinos critiquen al Gobierno cuando consideren que hay motivos”. En ese sentido, hay que destacar que el presidente del Episcopado, el obispo Oscar Ojea, viajó en enero al Vaticano y mantuvo una serie de encuentros con el Papa. A su regreso, Ojea se mostró contundente al opinar sobre el escándalo de las vacunaciones VIP. “Debemos tener una gran delicadeza porque se trata de la vida y la muerte”, manifestó en esa oportunidad.

A su vez, también fue duramente criticada por el Episcopado la represión en Formosa. “No puede aceptarse la represión violenta de ciudadanos que reclaman por sus derechos humanos y sociales”, subrayaban en un comunicado.

También preocupa en la Iglesia el “avasallamiento de la Justicia por parte del oficialismo”. En febrero, los obispos del noroeste advirtieron que “la democracia se ve amenazada por la falta de respeto a la división de los tres poderes, por la falta de independencia de la justicia”. En abril próximo, los cien obispos del país realizarán su primera asamblea del año y deberán decidir si se pronuncian sobre la situación nacional.