Un hombre golpeó violentamente a un mozo del local del restaurante Kansas de San Isidro, el sábado por la tarde. El hecho ocurrió luego de que el cliente quiso entrar junto a siete personas. Es la segunda vez en la semana que la cadena queda en el medio de una disputa física.

//Mirá también: Una pelea entre vecinos en Arroyo Leyes al menos dejó cinco heridos

Debido a los protocolos sanitarios de distanciamiento impuestos por el Gobierno para prevenir el coronavirus, está prohibido sentarse en una mesa con más de cuatro comensales. Sin embargo, alrededor de las 19 horas, el agresor arribó a la sucursal acompañado de un grupo de “mariachis”.

El mozo le prohibió el ingreso y recibió una páliza.Twitter: @/flor_vip

El mozo Iván Jorge Razanov, de 38 años, le impidió el ingreso al restaurante, ubicado en Avenida del Libertador al 15.000, y Rafael Gonzalo Noguera, de 45, prosiguió a darle una fuerte paliza que lo dejó ensangrentado. La gerenta del restaurante se comunicó con la policía que arribó y detuvo al atacante.

Las patrullas de la Superintendencia de Seguridad AMBA Norte aprehendieron a Noguera por provocarle lesiones graves al empleado. El caso continuará en la Comisaría 4a. de Las Barrancas de San Isidro.

El agresor fue detenido por la policía.Twitter: @/flor_vip

//Mirá también: Dos grupos de jóvenes estaban a la trompadas en las vías, y casi los arrolla el tren Sarmiento

Segunda vez en una semana

El domingo 2 de mayo al mediodía, la popular cadena había quedado envuelta en otra brutal pelea. Un grupo de comensales de la sucursal de Vicente López cuestionó el importe de la cuenta de su comida y resultó en un violento exabrupto.

En el restaurante del complejo Al Río (Av. Libertador 100), reaccionaron con puños y cuchillos al importe que provocó una gran disputa. Un mozo golpeó a un consumidor y estos amenazaron con armas blancas a los empleados.

El caso llegó al conocimiento del municipio de la localidad a través de los videos virales que se subieron a las redes sociaeles. De ese modo, no hubo denuncias ni intervención policial ni judicial.