Todo listo en Yedá, Arabia Saudita, para el inicio de la 43ª edición del rally Dakar. La epopeya del deporte motor, creada por el francés Thierry Sabine en 1978 (la primera edición de largó el 26 de diciembre de ese año), se corre por segunda vez consecutiva en el reino saudí.

Este sábado, antes de la ceremonia oficial de partida (desde las 8 de la mañana de Argentina), se correrá un prólogo de 11 kilómetros, que servirá para determinar el orden de largada de los participantes para la Etapa 1, Yeda-Bisha, de 622 km (277 cronometrados), que se disputará el domingo. En total, serán 12 jornadas de carrera, separados por el Día de Descanso (9 de enero) y con finalización el viernes 15 de este mes, en la misma Yeda, capital económica de Arabia Saudita.

Esta 43a realización de la gran aventura está marcada, sin dudas, por el desafío que representa enfrentar los condicionamientos de la pandemia de Covid-19. El coronavirus estuvo, incluso, cerca de jaquear la concreción de la prueba, que no obstante fue salvada tanto por las autoridades saudíes como por la organización del evento (el Dakar es propiedad de ASO -Amaury Sport Organisation-, que también lo organiza). Múltiples son los procedimientos que se llevan a cabo dentro del rally para la prevención y el control de la propagación del virus, en un evento al que concurren competidores de más de 50 países.

ARGENTINOS, ENTRE LOS PROTAGONISTAS DE LAS CATEGORÍAS MÁS IMPORTANTES

Debido a los altos costos y a la lejanía de la competencia respecto de este país, los competidores argentinos representan apenas una minoría. Sin embargo, algunos de ellos estarán en condiciones de luchar por las primeras posiciones de la clasificación general en sus respectivas categorías; producto, sobre todo, de lo que generó la presencia del Dakar durante 11 años en América del Sur, con 10 años ininterrumpidos en Argentina.

En Motos, el salteño Kevin Benavides (Honda) es nuevamente considerado como uno de los candidatos al triunfo; sería el primero para un argentino en las dos ruedas. También el mendocino Franco Caimi integra un equipo oficial (Yamaha) y cuenta con la experiencia y los medios para aspirar al podio. La categoría tiene como principal favorito al estadounidense Ricky Brabec, ganador en 2020 con Honda, marca que no ganaba el rally desde 1989 (con el francés Gilles Lalay, fallecido durante la edición de 1992).

Kevin Benavides podría dar a Argentina el primer triunfo en Motos, con Honda.

En Autos, está presente Orlando Terranova, también mendocino, como su navegante, Ronnie Graue. Orly, que debutó en el Dakar en África en 2005, va un año más al volante de un Mini (diésel, doble tracción) de la escuadra oficial alemana X-Raid; la dupla llega en muy buena forma y tiene notables chances de batallar bien arriba en el clasificador de la divisional, que vuelve a presentar el duelo entre Carlos Sainz (Buggy diésel, tracción simple, de X-Raid) y Nasser Al-Attiyah (Toyota Hilux V8, 4x4). Las diferencias entre los coches de 2 y 4 ruedas motrices, que a la vez varían en el tipo de combustible, están compensadas por el reglamento técnico, avalado por la Federación Internacional del Automóvil (FIA).

Orly Terranova, en su 15° Dakar. Lo navega su coterráneo mendocino Bernardo Graue. La categoría de Autos también presenta como protagonistas a Sebastien Loeb (ocho veces ganador del Rally de Argentina) y a Nani Roma (ganador del Dakar tanto en Motos -2004- como en Autos -2014-. Ambos con los nuevos prototipos BRX T1, fabricados por Prodrive.

Mientras tanto, en Cuatriciclos, el nombre del cordobés Nicolás Cavigliasso de nuevo aparece como uno de los actores centrales. Después de ganar en 2019 en Perú (en su segunda participación en el Dakar), el múltiple campeón de Quadcross, oriundo de la localidad de General Cabrera, corre por primera vez en Arabia Saudita. Va con un Yamaha 700 y puede anotar un triunfo más a Argentina, el país con la mayor cantidad de victorias desde que los Cuatris tuvieron su propia división en 2009.

En total, son 14 los argentinos que están en condiciones de largar. Además de los nombrados, Luciano Benavides (pasó de KTM a Husqvarna) en Motos; Manuel Andujar, Pablo Copetti -representando este año a Estados Unidos-, Santiago Hansen y Tobías Carrizo (debuta, con 18 años) en Cuatris; y Juan Cruz Yacopini junto a su padre Alejandro (en una Hilux V8 4x4 preparada por Overdrive, representando a Toyota Gazoo Racing Argentina), Juan Manuel Silva -navegando al español Gael Queralt en un UTV Can-am, y Ricardo Torlaschi (en la butaca derecha del ecuatoriano Sebastián Guayasamín (Polaris).

En Camiones, no hay argentinos este año. Y si de candidatos se trata, una edición más la fortísima escuadra Kamaz resalta en el firmamento de los gigantes de más de 10 toneladas. El abanderado del equipo ruso es Andrey Karginov, ganador en 2020 y que comparte la cabina con sus compatriotas Andrey Mokeev e Igor Leonov.

La organización del Dakar 2021 hizo un gran trabajo de cara a esta 43a edición. Bajo la dirección del francés David Castera, participó también del diseño del trazado el cordobés Pablo Eli. Recobrando el espíritu original de aventura de la prueba, se buscó priorizar la navegación u orientación por sobre la velocidad pura. La seguridad de los participantes, siempre algo prioritario para la dirección de la competencia.