Al menos cuatro personas murieron y 14 policías resultaron heridos durante el asalto de partidarios de Donald Trump al Capitolio de Estados Unidos. Asimismo, hubo 52 detenidos.

Las autoridades de Washington habían informado inicialmente la muerte de una mujer, que falleció por un disparo de la Policía del Capitolio, pero después se sumaron otras tres personas, que no fueron identificadas y que murieron como consecuencia de “urgencias médicas”, según dijo el jefe de la Policía Metropolitana de Washington, Robert Contee.

Por su parte, con respecto a los 14 policías heridos, Contee informó que dos de ellos se encuentran graves..

Las autoridades detuvieron al menos a 52 personas tanto en el Capitolio como en otros rincones de la capital estadounidense, de las cuales unas 30 fueron arrestadas por violaciones del toque de queda que impuso la Alcaldía de Washington.

Justamente, la alcaldesa de Washington, Muriel Bowser, extendió durante quince días más el estado de emergencia pública en la capital, hasta después de la investidura del presidente electo, Joe Biden, prevista para el 20 de enero.

Seguidores de Donald Trump irrumpen durante unas protestas en los terrenos del Capitolio de los Estados Unidos. (EFE)

Además, Contee afirmó que las autoridades encontraron y desactivaron dos bombas caseras en las inmediaciones de las sedes de los comités nacionales (secretariados) de los partidos demócrata y republicano.

También, hallaron un vehículo en el terreno del Capitolio, donde había un rifle y hasta diez bombas molotov, de acuerdo a la cadena CNN.

El ataque al Congreso se produjo cuando ambas cámaras celebraban una sesión para corroborar la victoria electoral de Biden en las elecciones de noviembre pasado.

El presidente saliente Donald Trump había instado a sus aliados a interferir en ese proceso y a su vicepresidente, Mike Pence, a arrogarse un poder que no le otorga la Constitución, y arengó a sus simpatizantes a que siguieran luchando durante un mitin en Washington.

Los seguidores del presidente se dirigieron luego al Capitolio y entraron por la fuerza en el edificio, hasta que las autoridades consiguieron desalojarlos más de tres horas después, en las que vandalizaron el lugar.