"Quienes buscan huesos son los perros", dijo el presidente de Brasil, quien a través de un decreto dio por finalizada la actividad iniciada en 2014.


El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, decretó el fin de los trabajos de los equipos forenses que trabajaban en la identificación de desaparecidos a manos de la última dictadura militar, entre 1.047 cajas con huesos en fosas comunes de un cementerio de San Pablo, informó este lunes la prensa local.

El diario ”O Estado” de San Pablo indicó que el “decreto ómnibus” firmado el miércoles pasado por Bolsonaro puso fin a la identificación de desaparecidos de la dictadura enterrados como ”NN” en el cementerio del barrio paulista de Perús.

El trabajo se había iniciado en 2014, por orden de la justicia federal y del Ministerio Público con el apoyo del entonces gobierno de Dilma Rousseff, destituida por el Parlamento en 2016.

Bolsonaro, quien reivindica a la dictadura militar (1964-1985), también alcanzó con su decreto al grupo de forenses que trabaja en la identificación de los muertos en Araguaia, región del norte del país, escenario de la represión a una guerrilla que se levantó contra la dictadura.

El presidente se hizo famoso con este tema durante su mandato como diputado, cuando se opuso a la búsqueda de restos de víctimas de la dictadura enterrados como NN. Además, con relación a este tema, había manifestado que: ”Quienes buscan huesos son los perros”.

Bolsonaro orientó a las Fuerzas Armadas a reivindicar el golpe de 1964 que instaló una dictadura que según la Comisión de la Verdad provocó más de 10.000 torturados, unos 434 muertos por conciencia y unos 8.000 asesinados de las tribus indígenas para obras públicas en la selva amazónica.





Comentarios