Sucedió en ''Morfi'', al subirse a un toro mecánico y asegurar que debía ser domado.


Al estar en televisión en vivo hay ciertos recaudos que uno debe tomar para evitar situaciones penosas. Sin embargo, hay cosas que son impredecibles, como lo que le sucedió a Zaira Nara en ”Morfi”.

La menor de las Nara tuvo un percance al subirse a un toro mecánico que había en el piso del programa, aduciendo que ”debía ser domado”. Tras perdurar cerca de un minuto en el lomo del animal mecanizado y salir del ”cuadrilatero” explicó que había tenido un problema: ”Nunca pierdan el glamour, pero perdí el corpiño”.

Esto desató la risa de todos los presentes y los aplausos, así como su mirada incredula ante lo que había sucedido.

Quien salió en su ayuda fue el chino Leunis, al taparla inmediatamente mas allá de que no tenía nada descubierto. Tras el jocoso momento, Zaira luego detalló: ”Creo que también perdí la remera”.





Comentarios