El líder de "Red x Argentina" criticó el programa impuesto por el ente internacional. "Sacó plata del 2020 para que la tenga Macri", dijo.


El diputado nacional y precandidato a presidente Felipe Solá afirmó que el Gobierno dejó de lado la “soberanía económica” del país con el objeto de estar en regla con lo impuesto en el acuerdo firmado con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

“El oficialismo renunció a cualquier tipo de soberanía económica al atarse cada vez más al FMI”, aseguró Solá, quien agregó que el Gobierno de Mauricio Macri es “admirador” del organismo internacional.

“Se renunció al aumento del PBI, ya eso no está en los planes del Gobierno; se renunció a la defensa del trabajo, por el contrario escasea cada vez más, sube la desocupación; se renunció al control efectivo de la inflación, se renunció al salario, no hay ninguna intención en mejorar eso; se renunció a mejorarle la vida a los argentinos”, expuso Solá.

En ese sentido, dejó en evidencia que la prioridad de la actual gestión no estuvo orientada a atender las necesidades de la población al referirse al paquete de medidas anunciado por el Gobierno. “No basta con tomar una decisión y anunciarla”, dijo.

Además, cuestionó al Fondo al señalar que “sacó plata del 2020 para que la tenga el gobierno de Macri”.

Criticó también la pretensión del ente al manifestar que “el FMI nos dice que haríamos bien en respetar su exitoso programa”.

A principios de este mes, el directorio ejecutivo del FMI dio el visto bueno para el giro de 10.800 millones de dólares tras la tercera revisión de la evolución de la economía argentina.

“Las políticas de las autoridades que sustentan el acuerdo respaldado por el FMI están dando fruto. El elevado déficit fiscal y en cuenta corrientes están disminuyendo. La actividad económica se contrajo en 2018, pero hay indicios de que la recesión ha tocado fondo y se espera una recuperación gradual en los próximos trimestres”, había manifestado la directora gerente del organismo, Christine Lagarde.

Con respecto al escenario electoral, el legislador opinó que desde el oficialismo acuden constantemente a la “campaña sucia” y analizó el fenómeno de la grieta.

“Es enemiga de la oposición, exactamente es lo que no queremos para la Argentina”, indicó sobre la polarización.

Por la corresponsalía de Buenos Aires.





Comentarios