El poeta y cantautor dejó letras inolvidables que traspasaron generaciones.


El cantautor Alberto Cortez murió a los 79 años como consecuencia de una hemorragia gástrica. Estaba internado desde hacía dos semanas en el Hospital Universitario HM Puerta del Sur, a las afueras de Madrid.

El intérprete de éxitos como “A partir de mañana” y “Cuando un amigo se va” nació el 11 de marzo de 1940 en Rancul, un pueblo ubicado al norte de La Pampa. Su verdadero nombre era José Alberto García Gallo pero decidió usar otro apellido artístico (Cortez) cuando se radicó en España, algo que le trajo problemas legales con un músico peruano homónimo.

Fue un profeta en otra tierra, se hizo conocido en la Argentina mientras hacía su carrera en el exterior. Su primer disco lo grabó en Bélgica y se radicó en España en 1964.

Grabó más de 40 discos, escribió temas para varios artistas de renombre y formó parte de una gira inolvidable junto a Facundo Cabral que duró cuatro años y recorrió varios países de América.

Alberto Cortez supo poner en palabras lo que dicta el corazón. Además de sus letras románticas, ha sabido describir en detalle la amistad, el dolor, la admiración y el desarraigo, entre otros tantos sentimientos.

Cuando un amigo se va (1969)

Cortez compuso este tema tras la muerte de su papá, quien aseguraba que fue su mejor amigo. “Era mi amigo, mi primer amigo. Me hizo participar de su vida, pero no como un padre que acompaña al hijo sino que me hacía participar de sus amistades, de sus sueños, de sus ambiciones”, dijo el cantautor, quien se enteró de la muerte de su padre mientras estaba de gira, durante un concierto en Madrid.

Se la llegó a considerar como “una de las tres mejores canciones en castellano del siglo XX” y que fue interpretada en distintos géneros y en voz de otros artistas como Ricardo Montaner o María Martha Serra Lima.​

El abuelo (1969)

En este tema el poeta rememora una historia de ida y vuelta con la relación entre su abuelo emigrante y el viaje de regreso que realizó el cantante. La canción también fue interpretada por la venezolana Mirla Castellanos.

Distancia (1970)

En esta pieza llena de melancolía, Cortez le cantaba con nostalgia a los parajes de su infancia y a los primeros amores de juventud.

Fue incluida en el álbum del mismo título y tuvo el lujo de grabarla junto a Mercedes Sosa.

Mi árbol y yo (1970)

Cortez elige un árbol para representar el valor de la amistad, lo usa como espejo para reflejar la historia de toda una vida, desde la pérdida de la inocencia hasta la valoración de una amistad sincera.

Camina siempre adelante (1971)

Cortez se fue de su casa para estudiar cuando tenía apenas 12 años. En esta canción recuerda todos los consejos que le dio su papá cuando se despidió de él para dedicarse a la música.

Nanas de la cebolla (1972)

Se trata de un poema célebre de Miguel Hernández al cual Cortez le puso música para el disco monográfico que Joan Manuel Serrat.

Callejero (1973)

Es una de las canciones más populares del cantautor y se la escribió a una mascota que quiso mucho. “Un perro que se crió como el guardián nocturno de la obra del edificio donde después fuimos a vivir. Se llamaba Moro o Palomo. Y fue el punto de partida de hermosas amistades, porque todo el mundo lo quería. Pero él nos escogió a mi mujer y a mí como amigos. Al único departamento al que subía era al nuestro. Y cuando se quería ir, se paraba delante de la puerta, había que abrirle y se iba. Por eso digo en la canción que ‘su filosofía de la libertad fue ganar la suya sin atar a otros, y sobre los otros no pasar jamás’“, explicó en una entrevista.

Castillos en el aire (1980)

Este tema es un ejemplo del buen manejo de la prosa que tenía Cortez. “La poesía es una forma estética de liberar la sensibilidad de las personas. La forma de extraer la esencia de lo fundamental y ponerle alas”, decía el poeta.

A mis amigos (1989)

Raúl Matas es una persona muy importante para mí, pues cuando estaba en el sello Hispavox, me preguntó cómo quería que se llamara mi nuevo disco. Yo le dije A mis amigos (1975), entonces él me dijo que tenía que escribir una canción para ellos. Y así nació ese tema, gracias a Raúl Matas, canción en la que participó nada menos que Paco de Lucía, el único capaz en hacer cantar una bulería a un argentino”, contó Cortez sobre esta canción.

No soy de aquí (1989)

Es uno de sus temas más conocidos, pero no fue compuesto por él sino por su amigo Facundo Cabral. Sin embargo, Cortez fue el primero en registrarla en un disco. Según se supo, Cabral llegó a Uruguay en 1968 para presentarse junto a Jorge Cafrune, quien hacía un tiempo le había pedido que le compusiera un tema. En ese encuentro, Cafrune le recordó el pedido y Cabral tomó su guitarra e improvisó “No soy de aquí ni soy de allá”. Dos años más tarde, Cortez le pidió a Cabral poder grabar la canción y al poco tiempo se convirtió en un éxito mundial.




Comentarios