La entidad ya no podrá nunca más financiar al Tesoro. Tampoco se podrán usar reservas para pagar deuda pública.


El Banco Central de la República Argentina tendrá por ley como principal misión buscar la estabilidad de precios (combatir la inflación), por lo que la promoción del crecimiento económico quedará como tarea secundaria.

Así lo establece el proyecto de ley de reforma de la Carta Orgánica de la entidad que el Poder Ejecutivo Nacional presentó este viernes al Congreso Nacional para que los legisladores lo analicen y lo aprueben.

La administración de Mauricio Macri dijo que redactó el proyecto “siguiendo las mejoras prácticas internacionales”. Nicolás Dujovne, ministro de Hacienda, estuvo a cargo de la iniciativa.

El objetivo principal de la reforma es fortalecer la golpeada credibilidad de la entidad rectora, aumentando su independencia, para que se convierta en un pilar institucional de largo plazo, según Cambiemos.

La reforma propuesta establece “reglas claras” que determinen con mayor precisión el rol del Banco Central y le permitan desarrollar su actividad sin condicionamientos. “El resultado será el de una mayor independencia e institucionalidad”, afirmó el Gobierno en un comunicado.

Los puntos clave del proyecto son:

1. El establecimiento de un mandato múltiple, pero priorizado, enfocado en la misión primaria y fundamental de preservar la estabilidad de precios. Adicionalmente, como mandatos secundarios, el BCRA deberá promover el crecimiento económico sostenido y contribuir a la estabilidad financiera.

2. El establecimiento de reglas específicas para preservar la autonomía personal de los funcionarios a cargo del Central y asegurar que las decisiones que se tomen en el organismo se realicen con total independencia. Esto incluye la necesidad de acuerdo del Senado para el nombramiento y remoción de los miembros de su directorio.

3. La eliminación de la posibilidad de que el BCRA financie al Tesoro.

4. La eliminación de la posibilidad de utilizar las reservas del Banco Central para el pago de deuda pública y la eliminación de la posibilidad de que la entidad distribuya al Tesoro utilidades no realizadas.

6. El establecimiento de normas contables acordes con las mejores prácticas internacionales.

7. El establecimiento de reglas de auditoría más exigentes, siguiendo las mejores prácticas internacionales, e incluyendo la creación de un Consejo de Supervisión Institucional que deberá contar con mayoría de miembros no ejecutivos para la supervisión de todos los procesos internos, los de elaboración del presupuesto y los de confección del balance.

8. El establecimiento de la promoción de la inclusión financiera como una de las funciones del Banco Central, con especial atención a la integración social, regional, cultural y de género, reforzando la Estrategia Nacional de Inclusión Financiera.






Comentarios