La conductora y Andrés Nara estuvieron distanciados durante varios meses.


Desde que se separó de Nora Colosimo, Andrés Nara tuvo una relación conflictiva con sus hijas, Zaira y Wanda. Sin embargo, la conductora de Morfi dejó entrever que hubo algún tipo de reconciliación.

“Estoy bien con él, tengo diálogo. Acepté muchas cosas. Cuando veo a Jako (su pareja) con Mali (su hija) recuerdo cómo era mi papá conmigo y sé que lo voy a querer siempre: me dio la vida”, aseguró Zaira en una entrevista con la revista ¡Hola! Argentina.

“A veces me alejo porque no somos compatibles con las elecciones de vida, como ahora, que él prefiere exponerse. Pero soy de las que dejan fluir, sin reclamos, permitiendo que cada uno haga lo que quiera. Yo no soy combativa”, agregó la morocha.

“Muchos me preguntan si las cosas no me afectan y la verdad es que no. Quiero a la gente por su esencia, y hay cosas de las circunstancias que no dejo que me interfieran. Qué se yo, es mi papá, no es que le voy a aceptar cualquier cosa, pero tengo uno solo. Con un amigo te podés pelear, ¡pero tu viejo es tu viejo!”, completó la modelo.






Comentarios